Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Macarrones

Hoy llego tarde a una cita. Debía haber escrito ayer, pero una campaña electoral lo hizo imposible, ya ven ustedes. Ayer fue, una vez más, 25 de abril. Ni siquiera tuve tiempo de comprar los claveles rojos que los últimos años he buscado, la mayor parte de las veces a la carrera, para ponerlos bien visibles en algún lugar donde la gente note que no se me olvida esa fecha.

Pero llegar tarde a las citas tiene una ventaja: puede uno reflexionar mejor sobre el sitio o el recuerdo al que te diriges. Sabedor ya de que quedas mal con la Historia, se te hace menos relevante el retraso con tu historia, porque la historia de uno es relativamente larga, y el retraso siempre es relativamente pequeño.

La Revolución de los Claveles fue la última revolución europea, y fue todo un anticipo de los tiempos que llegarían después. El término revolución, en realidad, no se ajusta exactamente en este caso de Portugal al sentido original que en el campo de la izquierda se le ha dado. No hubo en ese país un…

Entradas más recientes

Yo, yo, yo...todas

Podemos fuerza más avances en dos meses que toda la izquierda en 20 años

Por la tangente

Un programa político para la España que necesitamos

Naderías

Que no se nos vaya la cabeza

Miedo a que el arroz se pase

Cambios de cristal

Responsabilidad corporativa

Atención a las víctimas del franquismo