Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La dignidad humana en cincuenta kilos

Esta mujer de la fotografía es Doña Rosario Ibarra de Piedra. El "doña" no le viene por la edad (aunque sus 92 años bien le darían derecho a ello), sino porque así se le debe a alguien que ni un sólo momento ha dejado de pelear contra la injusticia y buscando la verdad. Durante prácticamente toda su vida, desde la desaparición forzada de su hijo a manos de la policía mexicana, en los años 60 del pasado siglo, hasta ahora mismo, empezó asaltando los despachos de los genocidas que poblaban entonces el gobierno mexicano y acabó fundando un comité Eureka, que, para entendernos, tiene muchas semejanzas con las Madres de la Plaza de Mayo, con las que tantas veces Rosario se vio, se reunió y acordó cosas en común.

Aún conservo una pequeña insignia (pin, creo que le llaman ahora) que me regaló hace dos mil años en mi casa del barrio de Lavapiés. Una insignia con ese peculiar diseño de la hoz y el martillo que los partidos afiliados a la Cuarta Internacional solían (solíamos) reprod…

Entradas más recientes

Volver

Qué bien que sea así, pero podía haber sido al contrario

Ajenos en el mismo sitio

Míster Scrooge

Streissand

Macarrones

Yo, yo, yo...todas

Podemos fuerza más avances en dos meses que toda la izquierda en 20 años

Por la tangente

Un programa político para la España que necesitamos