Homenaje a Leopold Trepper

Sin que venga necesariamente a cuento, tan sólo porque un comentario en otra bitácora me lo ha sugerido, quiero aquí hacer mi particular homenaje así, ahora mismo, a una de las muchas personas olvidadas de la Historia y que, sin embargo, jugaron en ella un papel decisivo.Hay un libro poco conocido del gran público, pero enormemente esclarecedor como testimonio. Se trata de "El Gran Juego", escrito por Leopold Trepper, quien fuera jefe máximo de la llamada "Orquesta Roja", la red de espionaje soviético en Europa desde antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial y hasta terminada la misma, y que consiguió infiltrarse en el tinglado nazi hasta la médula, pasando a sus superiores soviéticos información vital en muchos momentos, incluyendo la relativa a la decisión de Hitler de invadir la URSS, quebrando el Pacto Germano-Soviético (algo sobre lo que Stalin no quiso ni oir hablar, tan ciego era). Se trató de un espía no menos importante que el más conocido Richard Sorge.

Pues bien, Trepper fue purgado dos veces tras la terminación de la guerra. Corrió varias veces peligro su vida en la propia URSS y finalmente consiguió que la presión internacional le permitiese la salida de ese país. Escribió el mencionado libro, que son sus memorias, y en él hace alusión a esa izquierda que tuvo que luchar contra el nazismo y contra el estalinismo al mismo tiempo, sin un Estado protector y sin una mitología que les ayudase a seguir adelante.

Hacia el final del libro echa la vista atrás y se pregunta: en aquellos tiempos de demencia política del primer Stalin en el poder, cuando la delación y la desconfianza habían inundado ya las arterias de un partido basado en la confianza entre sus militantes, ¿quién fue capaz de levantar la voz y denunciar lo que ocurría? ¿Quién, de mantenerse serenamente fiel a unos principios cuyo mantenimiento costaban la tortura propia o la de la familia, el exilio o la muerte?

Los trotskistas, se responde a sí mismo.

Es una respuesta corta, simple y efectiva.

In memoriam.

Comentarios

Gracchus Babeuf ha dicho que…
No me cuesta reconocerlo. Siempre tuve simpatía por el trostkismo, en primer lugar porque lo aprendí todo sobre la Revolución Rusa sobre la narración de Trotsky. Contada como protagonista que fue de primera fila.

En segundo lugar, porque los seguidores del viejo León siempre eran los más rojos de todos los rojos. Ante cualquier debate, o cualquier dilema, su solución era la más radical. Lo cual podía no ser muy inteligente, pero sí muy simpático.
Antonio ha dicho que…
Si solamente hubiéramos propuesto y hecho cosas simpáticas, no nos habrían perseguido tanto durante toda la existencia de lo que se ha podido llamar movimiento trotskista, don Gracchus.

Por otra parte, lo de que siempre se proponía la solución más radical, habría mucho que hablar. Depende, naturalmente, de lo que cada cual entienda por radical, pero yo recuerdo formas internas de comportamiento y propuestas externas de acción de diversos grupos maoístas que así, de repente, sonaban atroces. Aquí en España, por tomar un ejemplo creo que consistente, casi todos los grupos a la izquierda de IU (del PCE, en otra época) abominaban de CC.OO (por no hablar de la UGT) y se esforzaban o bien en crear otro sindicato o en moverse por fuera del sindicalismo tradicional. La LCR, en cambio, siempre defendió la militancia en los sindicatos en que estaba la mayoría de los trabajadores (ni siquiera sólo en CC.OO., aunque obviamente acabara volcándose allí el grueso de la "intervención", que se decía entonces).

Como ve, son cosas relevantes que no cuadran con la teoría de los trotskistas simpáticos que siempre van por ahí haciendo y diciendo picardías rojeras.

Y si no, que se lo digan a la dirección del PCE y de IU, que durante seis años sudó tinta y no consiguió hacerse con las riendas del más importante (y hasta ahora, el último) movimiento de masas existente en este país, el movimiento contra la OTAN. La influencia fundamental en él fue de dos grupitos simpáticos, el MC y la LCR.

Un saludo.
Lüzbel ha dicho que…
Pero es que el movimiento contra la OTAN es uno de los misterios de este país...sobre todo el tema de la votación.

De todos modos, no sé si los más radicales, pero dentro de la izquierda de los más coherentes eran los trotskistas.

¿Y si Trotsky hubiese sido el sucesor de Lenin...? Quizás, quizás, hubiera sido difícil que el trotskismo fuera lo que es hoy. Después de todo, la estética del perseguido, del derrotado, nos puede a los rojeras.

Y ojo, no le quito ni un mérito.
Gracchus Babeuf ha dicho que…
Antonio, no te mosquees, que mi última frase era en plan de guasa. Claro que ojalá Trotsky hubiera sucedido a Lenin. La historia del mundo hubiera sido diferente. Y mejor.
AF ha dicho que…
No hay mosqueo, don Gracchus (bueno, un poquito, pero una puntita que no ha durado ni diez minutos), sino puntualización.

Don Lüzbel, no creo que haya misterio con aquel movimiento. Simplemente, el hecho de tener razón y ser muchos no siempre garantiza la victoria.

un saludo.
ernesto51 ha dicho que…
Gracias por dar a conocer la figura de Leopold Trepper y buen homenaje.
Saludos
J. G Centeno ha dicho que…
Hoy estoy de razonable buen humor y entierro el piolet. Voy a ver si saco un poco de tiempo y me preparo algo sobre Leon Davidovich. En plan unitario, como siempre hemos sido.
AF ha dicho que…
Usted verá, don Javier, pero luego no se queje si saco a pasear el discurso antiestalinista de verdad. Que esto de aquí no ha sido ná.

Un saludo.
J. G Centeno ha dicho que…
He dicho en plan unitario, no se me mosquee
EDUARDO AQUEVEDO ha dicho que…
Gracias por este homenaje a Trepper, héroe de La Orquesta Roja, libro excelente que me marcó en mi juventud... la verdad se oculta, y no siempre triunfa pensaba él... Trepper lo vivio en carne propia en las carceles de Stalin, despues de apoyar excepcionalmente a la URSS con la mas extraordinaria red de espionaje anti-nazi...

EDUARDO AQUEVEDO
http://aquevedo.wordpress.com/

Entradas populares