La unidad ausente



Leo en alguna parte de Facebook (en esta red es difícil saber dónde está uno exactamente, si en su página o en la de quién) que Raúl Ripense, ex-concejal de IU y miembro del PCE de Rivas, se ha descolgado con una temeraria afirmación, que rebaja a la categoría de burla, sobre el número de asistentes a la asamblea fundacional de Rivas Puede; y, por otro lado, que hace una reflexión sobre la unidad de la izquierda, la unidad popular y el papel que en ello, o más bien contra ello, juega Podemos.

Sobre lo primero, Raúl mira el video grabado a partir del streaming que en directo emitió Rivas Puede del transcurso de toda la asamblea, y saca la conclusión de que mienten quienes sostienen que casi 200 personas (se dan cifras desde 170 hasta 180) asistieron a la misma. Raúl no estuvo en la reunión, ni siquiera cita datos de alguien que estuviera, pero como ha visto el video, y en él cuenta aproximadamente 40 personas, da por supuesto que quienes afirmamos lo contrario mentimos (o que no somos capaces de contar) y que ¡por supuesto!, la cantidad buena es la que él dice. Sin embargo, Raúl conoce la Sala Covibar, donde se realizó la asamblea, y sabe perfectamente que la porción de la misma que puede verse en el video que él ha visto es aproximadamente un cuarto del total. O bien entiende que todas las personas asistentes fueron a sentarse exactamente donde el pudiera verlas, o bien debería llegar a la conclusión de que lo que él ha visto es parcial. Muy parcial. Sin embargo eso no le preocupa, mantiene su tesis de que mienten quienes insisten en la cifra entre 170 y 180 personas. Lo preocupante de esa actitud, pese a todo, no es en sí el empecinamiento de Raúl, sino el objeto del mismo. Y el objeto, según él mismo explica, no es otro que basarse en esa falsedad que achaca a los demás para concluir que quienes mienten tan descaradamente, poco creíbles pueden resultar a la hora de hablar de unidad, de honestidad, etc. El problema es que quien miente, o al menos quien no está dispuesto a comprobar y reconocer la verdad, es él. Y más aún, el problema es que lo hace por una razón tan sencilla como que todo lo que sea, provenga o "huela" a Podemos, en estos momentos para él y la gente que milita en los mismos sitios que él, es malo.

Hasta hace tan sólo dos meses, o menos, no era así, no crean. Hace unos dos meses casi era al contrario. Podemos era chachiguay, era el objetivo de unidad prioritario, era ese elemento que había supuesto la remoción de muchas conciencias. Era un factor no sólo positivo en general, sino "deseable" en la práctica de aquí (Rivas) y ahora (cerquita ya de las elecciones municipales).

Pero ahora ya no, miren ustedes por dónde. ¿Será que Raúl, al comprobar que Rivas Puede (candidatura inicialmente impulsada por Podemos Rivas) está "mintiendo" sobre la cifra de asistentes a su asamblea fundacional, se demuestra como un objetivo falso y engañoso, y por tanto cambia de opinión?. Más bien no. Lo que ha ocurrido en estos dos meses es que Podemos Rivas decidió impulsar una candidatura abierta a la ciudadanía (algo muy en la línea de lo que Podemos propone habitualmente) y aguantó, no aceptándolos, los empujones que le propinaban desde otra candidatura de características teóricamente similares, pero con una diferencia grande: era Izquierda Unida (donde milita Raúl) la que alentaba dicha candidatura. Y si Podemos había llegado a la conclusión de que en Rivas no era factible ir en la misma candidatura que la organización que ha tenido la responsabilidad de gobierno municipal durante los últimos 24 años, la única consecuencia posible para presentar una candidatura a las elecciones municipales, era crearla de manera diferenciada de la anterior. No enfrentada, pero sí diferenciada.

Y aquí es donde la primera afirmación de Raúl (Podemos es una organización mentirosa) entronca con la segunda (Podemos es un obstáculo para la unidad popular).

El problema de cantar las bondades de la unidad popular, e incluso más aún, de la unidad de la izquierda, únicamente en periodos pre-electorales, es que queda como poco creíble. Antes de esa fecha aproximada de dos meses, en que todo cambió a este respecto de la unidad, nunca se había dado un acercamiento de IU hacia Podemos. Nunca hubo una propuesta de "unidad" del tipo que fuese. Tan sólo hubo un gesto (muy de agradecer, por otro lado) del Alcalde, Pedro del Cura, el día de las elecciones europeas, al acercarse al lugar donde Podemos estaba festejando su victoria a nivel local en esos comicios, para darla enhorabuena por ella. Algo agradecible, insisto, pero ritual y carente de significado.

Han transcurrido siete meses entre aquellas elecciones europeas y el pasado mes de febrero. Siete meses en los que la propensión hacia la unidad podría haber tenido algún tipo de manifestación. Pero no la hubo. Y yo, fíjense ustedes, tiendo a pensar que si no hay una sola muestra de pretender buscar la unidad entre dos fuerzas políticas en tanto tiempo, es por la sencilla razón de que tal pretensión no existe.

Y en esas estamos. Ahora nos encontramos con dos candidaturas que se reclaman abiertas a la ciudadanía, muy de unidad popular y muy por la labor de fomentar la participación. Sólo que una de ellas comienza negando que esté "patrocinada por IU" y termina encontrándose con que IU de repente decide integrarse en ella "con sus siglas" (es decir, como organización y no a título particular de sus militantes). Y, claro, IU es una organización muy potente en Rivas (en mi opinión, la más potente), con una práctica militante larga y fructífera, a pesar de las recientes divisiones internas. Y precisamente por ello, en Podemos, previendo que tal cosa iba a ocurrir (la integración de IU en la otra candidatura), creímos que no podía desconocerse el peso desequilibrante que tal integración iba a tener dentro de esa candidatura. Desequilibrante a todos los niveles, pero sobre todo al nivel que por lo visto termina siempre siendo determinante en cualquier proceso electoral: la elección de los candidatos que formarán la lista electoral. Antes de esa integración en la otra candidatura (de la que Raúl, por cierto, es parte integrante, al menos en la medida en que lo es su organización), IU había hecho pública la elección de Pedro del Cura como candidato de IU a la Alcaldía. Ahora que IU se integra en otra candidatura, ¿seguirá optando el actual Alcalde de Rivas a ser candidato en ella? Desde luego, es legítimo que así lo pretenda, ningún problema. Y será legítimo que su organización se vuelque para lograr que sea el más votado en cualquier tipo de primarias internas de esa candidatura.

Sólo hay algo que no termina de gustarle a Raúl (y me temo que tampoco al resto de IU Rivas), y es la existencia de esa otra candidatura que a la idea abstracta de la unidad de la izquierda o la unidad popular, le antepone la idea y la voluntad de hacer las cosas mejor de lo que se han hecho en el gobierno municipal hasta ahora. Esa otra candidatura es Rivas Puede, y ese dato marca el punto en el que se cierra el círculo de la relación entre las dos afirmaciones de Raúl Ripense.

Pues vaya plan.

Comentarios

J. G Centeno ha dicho que…
Puede parecer difícil discrepar de un amigo, amigo de verdad, al que se quiere tanto. Sin embargo tú y yo llevamos toda una vida discrepando en aspectos estratégicos fundamentales siempre mirando, ambos, a una transformación radical de la sociedad. Valga para nosotros aquella escolástica fórmula que nos enseñaron para definir la libertad: "Facultas electiva mediorum servato ordine fines". Y curiosamente esa permanente discrepancia entre un trotskista confeso como tú y un supuesto estalinista-nunca me he considerado tal- como yo, no hace, a mi parecer, más que fortalecer nuestra amistad y, desde luego, mi cariño.
Conozco a Raúl desde hace tiempo, es un buen camarada, jóven camarada, que ha asumido, en estos momentos muy complejos, la difícil secretaría de organización del PCM, y no voy a entrar si su percepción sobre el acto a que haces referencia pudo estar, excesivamente sesgada por su natural deseo de ayudar a las organizaciones en que milita. Además ese no es el eje fundamental de tu entrada, es algo casi anecdótico el que hubiera 40 personas o 200, el eje fundamental, a mi juicio, es ¿que entendemos por Unidad Popular? ¿Con quién? ¿para que?
En todo este proceso, y desde el principio, desde antes de la bronca en IUCM, desde antes del pésimo resultado en Ahora Madrid, y digo pésimo porque así lo considero he venido defendiendo dos cosas:
-Era imprescindible, y sigue siéndolo, que IU se abriera a procesos de convergencia que rellenaran el fracaso de la política de "refundación", que se incorporara, con siglas o sin ellas, que es lo de menos, o impulsara, procesos de convergencia o confluencia que pudieran reagrupar la izquierda política y social.
-Era conveniente que en esos procesos no estuviera PODEMOS. ¿Porqué? No hay nada personal, en PODEMOS, a parte de ti mismo, hay personas con las que he compartido avatares y luchas, y puede haber hasta vínculos personales. Es una cuestión política, en primer lugar porque no nos dirijimos a los mismos sectores, aunque pueda parecerlo. Vuestro "target" es "la gente", un conglomerado vagamente definido otras veces como "los de abajo" o el "99%" y que básicamente está compuesto por aquellos sectores, generalmente votantes del PSOE, muy cabreados o defraudados con el abandono de la socialdemocracia tradicional de sus políticas de siempre. Como sois expertos comunicadores, y tu eres un buen ejemplo, y usuarios de la moderna tecnología, utilizando un excelente lenguaje, que puede parecer radical sin serlo, de paso que ilusionais a esos desilusionados votantes provocais entre nosotros IU, el PCE, etc un pánico, a mi juicio excesivo, que está acabando con nosotros y así mientras que unos, la oligarquía tradicional de IU los Pérez, Gordo, Reneses, etc, se enrocan "por las siglas de las siglas" como un congrio en una roca para mantener su estatus, otros parecen haber enloquecido en una carrera por parecerse a PODEMOS. Y somos poquísimos, una minoría minoritaria escasa y escuálida, los que intentamos mantener la calma, abriendo espacios de unidad, como hemos hecho en GANEMOS ALPEDRETE, sin tener que contar con PODEMOS, al que hicimos, sin mi participación pero con mi consentimiento, una sincera oferta contestada de forma cortés, pero tajante, con una negativa basada "en lo que dicen las encuestas".
En definitiva, no utilizemos la Unidad Popular en vano, los acontecimientos, y no solo electorales, iran clarificando las cosas. El tiempo es muy sabio. Supongo que tu tambien recuerdas cuando el PSOE, recien refundado, allá por los años 70, estaba muy a la izquierda del PCE, al menos teóricamente y luego...
Un abrazo.
Antonio Flórez ha dicho que…
Pues partiendo exactamente de la misma ubicación respecto a Javier que él ocupa respecto a mí en el plano de la amistad personal (larga, muy larga, y además muy intensa), diré lo que sigue:

1) No es del todo verdad que el comentario (que no ha sido uno, sino varios y en varios lugares) de Raúl cumpla un papel anecdótico o marginal en esta cuestión. De hecho, ocupa un papel central en la medida en que se basa en desacreditar (de esto estamos hablando) el surgimiento de una candidatura rival, pero no con argumentos sobre lo que esa otra candidatura se propone o lo que no se propone hacer, sino procurando crear una sensación sobre ella: la candidatura es un 'bluff' que apenas cuenta con apoyo; y sus promotores usan la mentira y el maquillaje para salvar esa realidad de 'bluff'.

Es perfectamente asumible que una candidatura crea que no debe contar para formar parte de ella, con fuerzas políticas de las que se piensa que tienen un camino o un objetivo (el 'target' del que hablas) distinto a la que tú quieres poner en pie. Pero eso se dice y ya está. De hecho, es lo que hemos hechos en Rivas Puede cuando hemos explicado por qué tenemos problemas cn entrar en otra candidatura que está explícitamente apoyada por IU en Rivas. En cualquier otro lugar, estoy convencido, no habríamos tenido esos problemas. Los problemas se dan en Rivas porque aquí hay un elemento central que no se da en ningún otro sitio: el gobierno al que uno critica y al que pretende superar ha sido, precisamente, de IU.

Al margen de explicar estas razones cuando así se le ha solicitado, ni Podemos Rivas ni Rivas Puede como tal han hecho la más mínima alusión a otras candidaturas. No ha habido comentarios en Facebook o en Twitter intentando, por ejemplo, "dejar caer" que la otra candidatura es una tapadera de IU. O que en muchas de sus reuniones había menos gente que en la de Rivas Puede que nos ocupa.

De hecho, no hay una política de confrontación con la otra candidatura. Lo que hay es un deseo de explicar por qué no somos la misma candidatura. Cada cual juzgará si esas razones tienen suficiente peso o no.

Esto es, la verdad, lo que está en el centro del "problema" con Raúl. Problema, por otra parte, que en lo que a mí respecta empieza y termina donde lo he situado. Personalmente me parece una de las pocas personas con la suficiente valentía y honestidad como para adoptar una postura de alcance, como es la dimisión cuando era concejal, por razones que muchísimos otros concejales, diputados, etc., que conozco, habrían intentado minimizar y tapar.

Y me alegra ver que, como siempre, sigue siendo posible y hasta fácil discutir con quien no piensa igual, sin perder por ello un ápice de aprecio.

Un abrazo

Entradas populares