Vuelta al enano

Ayer, en un programa de La Sexta, vi cómo se mofaban de la figura de Franco, ridiculizándole y tachándole de estafermo anacrónico. Pensé que, para desgracia de todos, en 2010 Franco tiene seguramente muchos más seguidores que, pongamos por caso, en 1981, año del golpe de Estado de Tejero y compañía. Quizás no sean tantos (está por ver) los que circulan, ufanos, con la camisa azul por tal o cual concentración, pero con seguridad son muchos más los que, sin camisa y sin insignias, se han colocado el franquismo en el alma y, lo que es peor, en el cerebro.

En respuesta a este estado de cosas, el establishment sólo es capaz de repetir frases huecas acerca de una democracia que ya es caricatura con cada vez menos gracia. No es de extrañar que mucha gente busque afanosamente algo a lo que aferrarse que sea más auténtico. Es ahí donde se muestra el verdadero carácter superficial de la democracia derivada de la famosa Transición, su relleno de aire en las tripas. Porque nada ha logrado dejar esa democracia, después de un amplio margen de treinta y cinco años, en las mentes de cientos de miles de personas que cuando las cosas vienen mal dadas y el sistema no responde, sólo encuentran como referencia la época de un triste enano sangriento que no dejó las cosas atadas, como dicen que pensó haberlas dejado, sino que otros las ataron por él.

Y veo que Don Paco (no éste del que hablo aquí, sino otro mucho más rumboso) se expresa en parecidos términos.

Comentarios

Freia ha dicho que…
Chapeau, señor Flórez! Lúcido, brillante y conciso como siempre. Y ¡qué narices!, que a las cosas hay que llamarías por su nombre y que ya basta de parabienes y eufemismos.
No sabe hasta qué punto (con la semana que llevo de algún gilipollas cínico pegado a las faldas) su entrada me conforta y me anima a decir verdades.
Un beso grande y agradecido
AF ha dicho que…
Querida condesa... ¡no encontrará ese gilipollas mejor sitio del que colgarse que de sus faldas! Por ejemplo, de sus ojos.

Un muy afectuoso saludo.
SPOOK ha dicho que…
en 2010 Franco tiene seguramente muchos más seguidores que, pongamos por caso, en 1981, año del golpe de Estado de Tejero y compañía
Ignoro que malos pensamientos le hacen escribir tal, a mi entender, desatino.
Sinceramente, D Antonio, si esa opinión está basada en datos sociométricos descríbalos, y si es una pura extrapolación de una encuesta casera considero un dislate su publicación en el blog.
Es cierto que la “ilusión democrática” estaba más extendida en los inicios de la transición, que la realidad prosaica de la vida diaria ha conducido al desencantamiento de la democracia como solución a todos y cada uno de los problemas personales, pero tan cierto es eso como falso es que el desencanto haya conducido a una valoración positiva de la dictadura
AF ha dicho que…
¡Oh, no, don Spook, en absoluto! Un dislate es intentar que para opinar lo que yo opino, o lo contrario, sea preciso poco menos que encargar una encuesta a una consultora.

Caa cual debe tener sus elementos de juicio para valorar cosas como ésta, yo tengo los míos y usted, por lo que veo, los suyos. Eso no me lleva a exigirle una evaluación "sociométrica" (palabro donde los haya), porque es mucho más flexible admitir su opinión de que ando errado sin más y proceder a cambiar pareceres.

¿En qué me baso, entonces? Pues en los cientos de señales que en los medios de comunicación, pero sobre todo en el trato diario con gente, uno va advirtiendo. Son señales que me dicen que la sociedad es cada vez más reaccionaria, y no solamente más conservadora. Que cada vez tiene más predicamente el racismo, a duras penas camuflado; que el machismo no ha descendido, sino que, tras una temporada semioculto por avergonzado, rebrota con más ímpetu y en plan gallito; que la Iglesia Católica retoma una y otra vez su cetro de oro y su corona y reina por doquier como si aquí no hubieran pasado esos treinta y cinco años; que las actitudes violentas contra personas que nada han hecho, sólo por el gusto de actuar con violencia (violencia de verdad, de la que hiere y mata, de la que aterroriza), como los chavalitos que queman mendigos, o pegan palizas a otros para grabarlas en video y divertirse, o como el caso del chico asesinado en el metro, o como los conciertos de grupos que con la esvástica en los brazos reclaman masacres. Veo esas señales en la actitud chulesca de los caciques de pueblo y ciudad, tan propios del franquismo y tan de moda hoy en día en casi todas las filas políticas (aunque las hay que se llevan la palma); en el todopoder de las policías, las privadas y las públicas, para meterse con el débil, pero nunca con el poderoso...

Todo esto lo veo y lo identifico como propio del franquismo. Y le diré más, ES franquismo.

¿Que el franquismo se caracteriza por más cosas que sólo éstas que he citado? Naturalmente. Estamos hablando no de una ideología, sino de un fenómeno político-social propio de una época y difícilmente extrapolable a otras si uno se empeña en cogérsela con papel de fumar. Pero si no hace esto último, si se aviene a dialogar sin pedir estadísticas certificadas a cada paso, observará que los argumentos dados coinciden en muy alto grado con la realidad. Y, en consecuencia, admitirá lo que desde el principio debería haber admitido: que tengo razón.

Un saludo.
SPOOK ha dicho que…
D.Antonio, si identificamos franquismo con autoritarismo, con machismo, con racismo estamos haciendo un flaco favor a la memoria histórica.
Las señas que identifican al franquismo son la dictadura como sistema político y el nacional-catolicismo como ideología. Ninguna de ambas características es significativa en la sociedad española de hoy,
Circunstancias personales le han llevado a un cierto pesimismo apocalíptico, pero no pretenda extrapolar tales sentimientos a un anális de la sociedad. La realidad social puede y debe ser analizada “objetivamente” y medios hay para ello.
No es objetivamente cierto que los medios de comunicación reflejen una sociedad (ni una opinión) más reaccionaria que el año ´81, no es mi opinión, es una lectura correcta de los archivos.
No es objetivamente cierto que los curas hayan retomado el poder que disfrutaban en el año ´81. Compruebe el seguimiento de sus instrucciones por parte de la sociedad, los matrimonios civiles, los divorcios, las iglesias vacías, la investigación y aplicación de técnicas médicas rechazadas por la doctrina católica.
No es objetivamente cierto que la igualdad de género que hay actualmente sea menor que la existente en el año ´81.
Si es cierto que la sociedad es más violenta, pero eso no es volver al franquismo, es un proceso más complejo.
Si es cierto que la sociedad española muestra más racismo, pero eso no es volver al franquismo, es un proceso más complejo.
¡No sea usted simplista¡¡ reducir los problemas a una vuelta al franquiesmo no es solo una idiotez, que también, es además buscar culpables fuera, dificultar el análisis correcto de la sociedad e impedir el avance de las soluciones.

La dinámica político-social de la sociedad española no se corresponde con las ilusiones forjadas en la transición, esencialmente en el tiempo necesario para hacerse realidad. Si es eso lo que intenta decir estoy de acuerdo, pero discrepo radicalmente del análisis que hace en su entrada
un cordial saludo
AF ha dicho que…
[Bueno, veo que mi propio blog me obliga a publicar en trozos, como le ocurrió a Don Spook hace algunas entradas. Cosas de la globalización, supongo]

Yo mismo reconocía que la lista de ejemplos de situación que he puesto no es exhaustiva, pero veo que usted la coge como referencia. Le diré, entonces, un par de cosas. La primera es que el franquismo no fue sólo una dictadura basada en una ideología nacional-católica. Fue también (y no diría yo que sea un elemento menor) una inmensa red de corrupción en la que todos cuantos apoyaron económicamente la rebelión tuvieron que ser pagados por ello tras la victoria. Tan ancho y profundo fue ese entramado, que aún hoy en día se pueden encontrar trazos de él.

Y el fascismo no fue una ideología adoptada por el franquismo como tal, en su conjunto, principalmente porque tengo la sensación de que a Franco todo lo que fuera ideología, aunque fuese cercana a su forma de pensar, le daba pavor, por escurridiza. Pero que no lo cogiera en su totalidad no quiere decir que no adoptara suficientes elementos de la misma (sobre todo la reducción ideal de la estructura social oficial a los términos de "municipio, familia, sindicato") como para poderlo tachar, cuanto menos, de profascista.

Y en el rango de cosas escurridizas al que antes me refería, el fascismo no es sólo una estructura desmenuzable en un libro de ideologías politicas. Es una ideología que tiene efectos muy profundos en la mentalidad de la gente. Cuanto más tiempo actúa, más capaz es de alterar a largo plazo la forma de ver la vida de los individuos.

El franquismo actuó sobre la sociedad española con todas las armas propias de un estado totalitario (represión, vigilancia policial estrecha, indefensión jurídica, propaganda continua, falta de libertad de expresión e información...) durante treinta y cinco años, más o menos. Esa acción se dio con el viento a favor de una ideología reaccionaria preexistente (muy, muy reaccionaria) que era precisamente aquella con la que las fuerzas de izquierda (al menos, algunas) pretendían terminar antes de la Guerra, y que tenía en el catolicismo ultra la fuerza aglutinadora más significativa, pero no la única.
AF ha dicho que…
[Segunda parte del comentario anterior:]

Pues bien, este estado de cosas durante los treinta y seis años de franquismo dieron lugar a la mentalidad que podríamos llamar 'casposa', a falta de otro término que con tanta celeridad exprese lo que quiero decir. Lo 'casposo' se expresa en multitud de facetas de la vida, casi todas retratables bajo la fórmula de intolerancia a lo que no es como 'deben ser' las cosas. Una intolerancia (he aquí un factor determinante) armada de violencia y disposición a imponer el 'orden' correcto por la fuerza.

Este conjunto de rasgos es la herencia del franquismo. Dirá usted: "pero no sólo se dan esos rasgos en el franquismo, también otras sociedades, europeas incluso, tienen muchos de ellos". Y lo dirá con relativa razón. Digo 'relativa' porque la intensidad y el grado marcan diferencias. Claro que la sociedad mundial es en general machista, pongamos por caso, pero no es lo mismo ser machista en rasgos importantes, pero menos entorpecedores de la evolución de las culturas, que serlo ferozmente y en cuestiones que por sí solas ya torpedean la evolución social.

Cuando yo hablaba en el comentario original de que mucha gente se había "colocado el franquismo en el alma y, lo que es peor, en el cerebro", no estoy hablando de que el sistema político se haya tornado formalmente franquista. Cuando digo que "en 2010 Franco tiene seguramente muchos más seguidores que, pongamos por caso, en 1981", tampoco estoy diciendo que el sistema se haya vuelto franquista (aún no), sino que tiene más seguidores.

¿Me está usted pidiendo que cuente uno a uno a esos seguidores y que busque un registro de los años setenta en que figure la nómina de ellos entonces, para comparar ambas cifras? Como estoy seguro de que no es así, comprenderá mi llamada a ser más cuerdo en lo que a certificaciones se refiere.

Mire usted, don Spook, el resurgir de partidos claramente fascistas en diversos países europeos, con un éxito electoral impensable hace quince años (por no hablar de los treinta y cinco a los que yo me refería), ya le debería dar a usted pistas respecto a esta discusión. Quizás caiga (aunque no creo) en el error de decir que en España no hay ninguno de esos partidos con una mínima relevancia electoral. Porque si no los hay (también por el momento) es debido a que ya hay uno partido mayoritario que asume buena parte de los postulados más reaccionarios de los partidos formalmente más fascistas, con lo que deja poco espacio a su derecha. Pero todo es cuestión de teimpo, y en política se dan los cambios de manera brusca y que muchos creen imprevisible, aunque en realidad la mayoría de esos cambios eran previsibles... si se hubiese sido capaz de jugar, a la hora de preverlos, con más elementos que no sólo las encuestas.

Un saludo.
SPOOK ha dicho que…
La extensión permitida por Google en los comentarios no permite desparamar los asuntos.
Me he centrado en el núcleo de su entrada: la vuelta al franquismo. A eso se reducen mis comentarios.
Que en la dictadura hubiese corrupción no es una seña de identidad ni diferenciadora de otros múltiples sistemas de gobierno y estados. La corrupción nada tiene que ver con la existencia del franquismo, véase el Gürtell, Filesa etc etc y/o casos idénticos en estados muy democráticos (EEUU, Inglaterra, Francia) y menos democráticos (Filipinas, Argentina, Brasil, Marruecos, Nigeria etc etc).
¿… fascismo? Es una forma de autoritarismo totalitario y como tal tiene aspectos comunes con el franquismo.
¿… fascismo? Actualmente hay grupos fascistas, como los ha habido históricamente en todas las épocas, desde la Grecia clásica. Intentan aportar sus “soluciones” a los problemas de la sociedad. Pero actualmente su ideología en España ( y en Europa) es rechazada por la INMENSA MAYORÍA de los ciudadanos.
”Cuando digo que "en 2010 Franco tiene seguramente muchos más seguidores que, pongamos por caso, en 1981", tampoco estoy diciendo que el sistema se haya vuelto franquista (aún no), sino que tiene más seguidores.”
La influencia de cuarenta años de franquismo en la sociedad española apenas tiene valor en la actualidad. La influencia de esos años queda arrinconada a los que tenemos edad para haberla vivido. Los jóvenes hoy no saben ni quien fue Franco, y el 23-F les suena a avión de caza.
Bien está identificar a los enemigos de la libertad, pero seamos realistas. No luchemos contra imaginados molinos franquistas cuando el enemigo real de las democracias está en los organismos e instituciones pseudo-técnicos (FMI, BM, BCE, OMC) multinacionales creados y dirigidos por el capitalismo global para defender sus intereses en detrimento de los ciudadanos y del poder político democráticamente elegido. Bueno… estos son enemigos titulares, después están los adláteres (los políticos corruptos, los curas, los grupos fascistas, los obreros gilipollas que votan derecha, los idiotas que no escarmientan en cabeza ajena) y estará de acuerdo en que ni los titulares ni los acólitos nada tiene que ver con el franquismo.
un cordial saludo
SPOOK ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SPOOK ha dicho que…
el comentario suprimido era una parte del anterior. Salió el aviso de demasiado largo y edité una parte, pero resultó un falso aviso.
Manuel ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel ha dicho que…
Creo que hay una parte de razón en lo que dicen tanto AF como SPOOK. No estoy de acuerdo en calificar de franquistas a toda la policía actual y a sus actuaciones, pero sí a la mayor parte del Poder Judicial (véase que siguen metiendo a delincuentes por una puerta y sacándolos por otra para desestabilizar a la democracia, véase lo que ocurrió con Gárzón, etc), aunque no creo que haya más jueces fascistas que en el 1981. Sin embargo hay más curas fachas en las cúpulas eclesiales que en aquella fecha debido a la involución que vive la Iglesia desde esa fecha. Muy paralelo a dicha involución eclesial, la Revolución Conservadora que se vive a nivel mundial desde los 80 dirigida desde esos organismos internacionales que menciona Spook, aquí sirven de oxígeno y alimento a los postfranquistas que se disfrazan de "libegales", "ultracentristas" etc, que cambian los dogmas del nacional-catolicismo por los del ultraliberalismo neocón. Y sí, mucho decir que són demócratas de toda la vida, mucho llamarnos fascistas a los que no lo somos, pero ellos hay que ver como se pusieron con lo de la Memoria Histórica. Entre ellos hay bastantes jóvenes. Si no hubiera mucho franquismo en sus venas ¿a qué vendría tanto escándalo y revuelo con lo de la Memoria Histórica? Posíblemente sea cierto que haya ahora más franquistas aunque se autotitulen libegales.

Y el fenómeno de la xenofobia es a nivel europeo pero si en España la extrema derecha siempre está imbuida de franquismo, ese postfranquismo tiene mucha carne de buitre de la que se alimentar aprovechando las bajas pasiones de mucha gente (por desgracia y para gran vergüenza, de no pocos obreros "¿izquierdistas?")contra la inmigración, de la misma manera que lo hace el nazismo en otros lugares de Europa.
AF ha dicho que…
Bueno, don Spook, usted parece delimitar la definición de franquismo a aquello que ocurriese estando Franco vivo ("... La influencia de esos años queda arrinconada a los que tenemos edad para haberla vivido. Los jóvenes hoy no saben ni quien fue Franco, y el 23-F les suena a avión de caza."). La pregunta, entonces, sería: se puede ser franquista después de Franco? Sobre esa base, admito lo discutible del asunto en ciertos términos, pero no creo que sea la esencia de la discusión, sino lo reaccionario, con acentros franquistas, de la sociedad actual y si lo es más o menos que a comienzos de los 80.

Don Manuel, aprecio el comentario y no es que quiera llevar la contraria, pero insisto en lo que le dije hace un par de comentarios a don Spook: yo no digo que el entramado político del Estado (los partidos, la judicatura, la Policía, las instituciones...) sean más franquistas que en el año 1981, sino que hay más gente imbuida de actitudes que en mi opinión son asimilables al franquismo, de lo que había en aquella fecha. Que lo sean a otras cosas también no es óbide, valladar ni cortapisa. Pero me refiero a la gente.

Un saludo.
Manuel ha dicho que…
Estoy de acuerdo AF, pero lo de llamarme "Don..." eso sí que suena a época de Franco, ja,ja. Entre compañeros hay confianza, no hace falta esos protocolos en el trato aunque agradezco la buena educación.

Solo disiento en una cosa. Culturalmente hay menos franquismo en cuestiones de cintura para abajo que en aquella fecha. La homosexualidad o la libertad sexual nunca estuvo tan aceptada en nuestra sociedad como ahora. La xenofobia ya la había pero como no teníamos inmigrantes no salía a flote tanto. Pero estoy de acuerdo con que hay más gente con ideas ultraconservadoras actualmente que en aquella fecha.

Saludos afectuosos.
SPOOK ha dicho que…
Considero que, expuestos los argumentos, el asunto puede quedar visto para sentencia, en mi anterior comentario (21 de noviembre de 2010 10:49:00 GMT+01:00) fijé mi posición argumentando las características del franquismo y la diferencia con la ideológia neo-liberal actual, no voy a repetirme. Solo me gustaría comentar un parrafito de Manuel:
”Sin embargo hay más curas fachas en las cúpulas eclesiales que en aquella fecha debido a la involución que vive la Iglesia desde esa fecha.
Recuerde a Guerra Campos “versus” Añoveros. Mire Manuel, el Vaticano no tiene ideología propia, les da igual la izquieda que la derecha, su ÚNICO objetivo es el poder y el dinero. Tanto les da Utilizar el populismo de la madre Teresa como usar a un asesino como Pinochet.
NO, no hay más ni menos curas fachas, simplemente el Vaticano coloca el foco sobre unos u otros según las circunstancias, en la sombre quedan los otros en espera de ser útiles.
un cordial saludo
AF ha dicho que…
Don Manuel: el uso del tratamiento es una modesta seña de identidad de este blog, así como de otros, que pretende ser no sólo una muestra de respeto, que también, sino sobre todo lo que yo llamaría una saludable pequeña obsolescencia. Dicho de otra manera, un poco importante homenaje a otros timepos, como forma de queja contra buena parte de lo que distingue a éstos.

O igual es que me dio por ahí el primer día y he continuado con ello, que también puede ser, no me acuerdo muy bien.

Como se decía antes, si alguien se muestra especialmente incómodo con el tratamiento, se lo apeo. Pero no son muchos los que han llegado a ese extremo.

Un saludo.
Manuel ha dicho que…
Posíblemente nos salgamos del tema de este artículo si seguimos con lo del tema de la Iglesia pero no comparto lo que dice SPOOK. El Vaticano tiene toda una ideología ultraconservadora en su forma de gobernar y tb en sus cabezas.Teresa de Calcuta me merece mucho respeto aunque no comparta nada sus ideas tradicionalistas. En los años 60 se estaba en una etapa de grandes progresos en la Humanidad, tb a nivel político y social. Eso empujó a que el Vaticano girara un poco hacia posturas más aperturistas con el Concilio Vaticano II, dando paso a generaciones de clérigos más liberales en las cúpulas eclesiales y en la española también, facilitando así el proceso de Transición. A partir de la Revolución Conservadora de los 80, esos mismos organismos internacionales que usted menciona, junto a la CIA y muchos poderes económicos, obligaron al Vaticano a involucionar en su política y apartar de la jerarquía a los clérigos más modernistas sustituyéndolos por otros más retrógrados. Naturalmente si en la política democrática hay mucho trepa tanto en un lado como en otro, en la jeraquía eclesiástica que es un organismo autoritario más.

Por tanto, hay más curas franquistas o neofranquistas ahora en la Conferencia Episcopal Española que en los tiempos de Tarancón, del mismo modo que en Sudamérica han sido apartados casi todos los altos clérigos de la Teología de la Liberación sustituyéndolos por otros más conservadores a los que se unen los típicos trepas que hay siempre en cualquier época
SPOOK ha dicho que…
Manuel,
No leo en su respuesta ninguna contradicción con mi comentario anterior, salvo en el tema de la ideología vaticana.
Y ahí me explicará usted como debemos interpretar la supuesta ideología:
- por su Biblia?? Esa Biblia, como el Corán, tienen la virtud de adaptarse a cualquier ideología. Cualquiera que esté intersado puede aportar diversos párrafos de la Biblia en defensa de su opinión e igualmente de la contraria. Eso no es una ideología, es un resumen de ética natural.
- por las opiniones de los curas ¿? En lo único que estaban de acuerdo era en que había que perdonar a los pederastas (ahora incluso en ese asunto hay discrepancias). La realidad es que simpre encontrará a algún cura que esté dispuesto a bendecir su opinión como la más pura ortodoxia cristiana, sea cual sea esa opinión, a cambio de sacarle un discreto óbolo.
- El conservadurismo del Vaticano no es ideología, es instinto de supervivencia. Mire D. Manuel, apoyar a Mussolini en su momento no era conservador, era salver el culo y conservar el territorio. El movimiento político fascista en Italia no era conservador
un cordial saludo
Manuel ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel ha dicho que…
A SPOOK:

"Esa Biblia, como el Corán, tienen la virtud de adaptarse a cualquier ideología"

Efectívamente, pues el Vaticano hace casi siempre una versión ultraconservadora de la Biblia igual que las altas cúpulas de las otras religiones lo hacen de sus libros sagrados por una cuestión de mantenimiento de su Status Quo completamente autoritario y privilegiado y eso siempre es completamente conservador, ya sea por puro interés o porque lo crean así o porque se autoconvenzan de ello para el mantenimiento de su poder. Si el Vaticano es una monarquía absoluta tiene forzósamente que difundir y apoyar ideas muy tradicionalistas.Eso es ideología.

Claro que el fascismo no es conservador, es ultraconservador, pues pretende destruir todos los avances políticos, sociales y culturales de la Humanidad desde la Ilustración y añora al Antiguo Régimen o, incluso, en el caso del italiano al Imperio Romano, o del Alemán a la antigua cultura germana, o en el caso del español, que es del que hablábamos, al antiguo Imperio Hispano. Lo que pasa que para quitar base social a la izquierda, asumieron y practicaron políticas de reformismo social para atraer a las clases populares, aunque desde una perspectiva benéfico asistencial, no desde una perspectiva universalista como se hace en la Europa democrática desde los años 50. Pues bien, ya que hablábamos del franquismo, lo del Estado asistencial y providente-residual tb lo asumió el régimen anterior, pero al no haber ya el peligro comunista y al haber triunfado la globalización neoliberal, sus añorantes consideran que ya pueden defender el estado mínimo y el capitalismo ultraliberal sin concesiones sociales. Ahí están los libegales, la mayoría de ellos antes devotos del Caudillo y ahora devotos de Fedeguico, fachaeconomía, Esperrancia, etc.Y ahí están los banqueros españoles, antes ministros o parientes del Régimen franquista y ahora apóstoles del capitalismo salvaje pero con subvenciones solo para ellos.Claro que eso es tb ideología, neocón en este caso y postfranquista para este país.

Saludos cordiales.
Manuel ha dicho que…
A SPOOK:

"por las opiniones de los curas ¿? En lo único que estaban de acuerdo era en que había que perdonar a los pederastas"

Curas los hay de todas las ideologías y en cada una de ellas curas pederastas. Pero dá la casualidad que es precísamente el sector progresista de la Iglesia el que está filtrando a la prensa lo de la pederastia y destapando ese asunto para poner contra las cuerdas al Vaticano que tanto censura y sanciona a este sector. Por tanto, claro que hay ideologías, aunque tb haya oportunistas, trepas y chupópteros que se olviden de principios cuando se apoltronan o cuando les puede la ambción o la hipocresía, como en cualquier otro campo.
SPOOK ha dicho que…
Manuel,
Sin comentarios.
Es inútil replicar consignas acríticas y argumentos basados en juicios de intenciones.
un cordial saludo
Manuel ha dicho que…
Nada SPOOK, es que como buen asturiano soy muy cabezota, ja, ja. Lo que no entiendo es porque es más acrítico y más consigna lo que yo digo que lo que dice usted.

En todo caso me gusta alimentar los blogs de Red Progresista a base de debates. Creo que se lo merecen esté de acuerdo con lo que digan o no.
FERNÁNDEZ ha dicho que…
Franco buscó y consiguió la aniquilación de sus enemigos que, si eran solo los de España, fueron en verdad muchos. Gobernó con el terror y la represión, pero también tuvo un importante apoyo social, muy activo por parte de las numerosas personas que se beneficiaron de su victoria en la Guerra Civil y más pasivo de quienes cayeron en la apatía por el miedo o de quienes le agradecieron la mejora del nivel de vida durante sus últimos 15 años en el poder.

Cuando murió, su dictadura se desmoronaba. La desbandada de los llamados reformistas o "aperturistas" en busca de una nueva identidad política era ya general. Muchos franquistas de siempre, poderosos o no, se convirtieron de la noche a la mañana en demócratas de toda la vida.

La mayoría de las encuestas realizadas en los últimos años de la dictadura mostraban un creciente apoyo a la democracia, aunque nada iba a ser fácil después de la dosis de autoritarismo que había impregnado la sociedad española durante tanto tiempo.

Tras una compleja Transición, sembrada de conflictos y de obstáculos, la democracia cambió el lugar de España en Europa, con su total integración en ella, uno de los sueños de las élites intelectuales españolas desde finales del siglo XIX.

Entradas populares