De lutos y tristezas

Se me escapó la noticia, que siento muchísimo, de la muerte de Quintín Cabrera, el pasado 13 de marzo, y resulta que voy a enterarme de ella cuando el reloj me ha colocado ya en el 1 de abril, Día de la Victoria, que decían en mi niñez las radios todas a cada rato.

En este continuo ir y venir de agrios y de dulces, dentro de poco se conmemorará la proclamación de la Segunda República y, unos días más allá, la Revolución de los Claveles. Pero los malos tragos nunca dejan de saber mal, y estos dos hechos luctuosos lo son en muy gran medida.

Mis condolencias a la familia y amigos íntimos de Quintín Cabrera y también mis condolencias a todos nosotros, quienes seguimos pagando de distintas maneras las consecuencias de una derrota.

Comentarios

RGAlmazán ha dicho que…
A mí también se me pasó. Una pena. Un gran tipo.

Salud y República
Gracchus Babeuf ha dicho que…
Yo me enteré a tiempo, pero estaba de bajón, y la noticia me bajó un poco más.

Entradas populares