La Iglesia Católica: un viejo enemigo que nunca duerme

"Las tentativas de inyectar religión donde la Constitución lo prohíbe expresamente no están limitadas a la legislación federal. Así, en la Ciudad de Nueva York, para poner un ejemplo articularmente elocuente, la Dirección del Consejo de Educación preparó en 1955 una "Guía para Inspectores y Maestros" que declaraba redondamente que "las escuelas públicas fomentan la creencia en Dios, reconociendo el simple hecho de que nosotros somos una nación religiosa" y además que las escuelas públicas "identifican o Dios como la fuente última de la ley natural y moral". Si se hubiera adoptado esta declaración, casi ninguno de los temas del programa, escolar de la Ciudad de Nueva York habría quedado libre de la intrusión teológica. Incluso los estudios aparentemente seculares, como las ciencias y las matemáticas, debían ser enseñados con armónicos religiosos. "Los científicos y los matemáticos —decía la declaración— conciben el universo como un lugar lógico, ordenado y pronosticable." Su consideración de la inmensidad y el esplendor de los cielos, las maravillas del cuerpo y de la mente humana, la belleza de la naturaleza, el misterio de la fotosíntesis, la estructura matemática del universo o la noción del infinito sólo pueden hacernos humildes ante la obra de Dios. Uno sólo puede decir "Cuando considero los Cielos, la obra de Tus Manos", un tema tan inocente como "Artes Industriales" no fue pasado por alto. Los filósofos del, Consejo afirmaron: "la observación de las maravillas de la composición de los metales, el grano y la belleza de las maderas, las formas de la electricidad, y las propiedades características de los materiales usados, invariablemente da origen a la especulación acerca del plan y el orden del mundo natural, y de la maravillosa obra de un Poder Supremo". Este informe fue recibido con tal indignación por los grupos cívicos y varios de los grupos religiosos más liberales que su adopción por el Consejo de Educación se hizo imposible. Una versión modificada, con supresión de los pasajes más censurables, fue adoptada subsiguientemente. Sin embargo, incluso la versión revisada, contiene suficiente lenguaje teológico para hacer estremecer a un librepensador, y es de esperar que su constitucionalidad sea discutida en los tribunales.

Ha habido una falta de oposición asombrosa a la mayoría de las intromisiones de los intereses eclesiásticos. Una razón de ello parece ser la extendida creencia de que la religión es hoy suave y tolerante y que las persecuciones son una cosa del pasado. Esta es una peligrosa ilusión. Mientras muchos jefes religiosos son indudablemente sinceros amigos de la libertad y la tolerancia, y además firmes creyentes en la separación de la Iglesia y el Estado, desgraciadamente hay otros muchos que perseguirían si pudiesen, y que persiguen
cuando pueden."

Esta cita pertenece a un texto de Paul Edwards (*), alguien que fue profesor en la Universidad de la Ciudad de New York y que realizó, para su publicación, una compilación de textos que el filósofo y matemático británico Bertrand Russell había dedicado a lo largo de su vida a la religión y sus efectos en la sociedad y en los seres humanos.
Hoy, cuando no ya en Estados Unidos sino en la España de treinta años después del franquismo, la Iglesia Católica abandera un profundo y bastante extenso movimiento reaccionario destinado a instituir de nuevo antiguos sistemas de control social, político y económico por su parte, encuentro especialmente aleccionador saber que, en contra de lo que muchos dicen, no se trata de que la Iglesia Católica en España sea de esta forma o de la otra, sino de que la Iglesia Católica en general nació con el principal objetivo de controlar social, política y económicamente, en beneficio propio, a la mayor cantidad posible de seres humanos, y de que no hace sino procurar todo el tiempo cumplir ese objetivo.
Digo bien: todo el tiempo. Porque muchos creen que ha habido épocas en que la Iglesia ha sido generalizadamente más "democrática" y que, por lo tanto, puede volver a serlo. Pero no es verdad. Este botón que aquí he traido de muestra lo es no sólo en cuanto a dar cuenta del carácter ofensivo de las acciones de la Iglesia Católica, sino también en cuanto a dejar constancia de que ese carácter ofensivo lo ha tenido siempre. El texto del profesor Paul Edwards se refiere a cosas ocurridas en Estados Unidos en 1955, pero no las escribe desde el futuro remoto, sino en el año 1956, con los acontecimientos aún frescos.
NOTA:
(*) Texto intoductorio a Por qué no soy cristiano, recopilación de textos de Bertrand Russell. Incluido en la 3ª edición en castellano del libro, de la editorial EDHASA, en enero de 1979.

Comentarios

SPOOK ha dicho que…
¡Claro¡ qué se puede esperar de ese autor, y de ese título.
Va a resultar que “alomojó” es usted un poco tendencioso.
Pero hombre¡¡ para mostrar/demostrar la condena y reprobación de la iglesia católica a los valores democráticos, a la autonomía y libertad del hombre no es necesario apoyarse en los enemigos de la iglesia, es suficiente con leer sus propios escritos: “Syllabus”, “Humane vite”, “Mulieris dignitatem” “ Rerum novarum” “Quadragesimo anno”. La iglesia católica se muestra muy orgullosa de, siguiendo su dogma, oponerse a la libertad y la democracia, y si como usted dice ” ha habido épocas en que la Iglesia ha sido generalizadamente más "democrática" tales errores han sido prontamente condenados por la jerarquía.
Naveganterojo ha dicho que…
¿Democracia en la iglesia?, por "dios", hombre, no sea usted ingenuo.
Estos filantropos del "damelo todo y quedate sin nada" o del "cargate de hijos que ya me encargare yo de que trabajen para mi", estos chorizos de la mente,estos vendedores de cuentos chinos,(con perdon de los chinos)., estos salvapatrias aliados de los mayores asesinos de la historia, no saben lo que significa la palabra libertad, ni la palabra democracia, ni la palabra igualdad.
Eloos solo saben contar mentiras, mentiras que han llevado a la humanidad a infinidad de guerras, mentiras que nos han traido muerte, destruccion, odios, y racismo, pues quien no es cristiano es malo y hay que hacerlo desaparecer.
Ojala "su dios" de odio y destruccion les lea pronto "la cartilla".
Un saludo
Yassin Al-Hussen ha dicho que…
La verdad es que soy optimista en este aspecto y pienso que lo que ocurre son coletazos a la desesperada por la pérdida de influencia en la sociedad..

Pero aun así no deja de ser vergonzoso...

Un saludo
PIERINA ha dicho que…
Esta leyenda negra empezo hace 2015 años con Judas , Y con un solo proposito destruir lo indestructible
Su crEador dijo
SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARE MI IGLESIA Y LAS FUERZAS DEL INFIERNO NADA PODRÁN CONTRA ELLA
Y UN AANECDOTA
STALIN,LE DIJO AL PAPA, QUE "EN UN DECENIO IBA HACER DESAPARECER LA IGLESIA"
EL PAPA LE CONTESTO
“si no pudimos nosotros los catolicos PAPAS INCLUIDOS menos lo podras tu”

Entradas populares