Dos jóvenes muertas en una actuación en directo de B-16 en Angola

En otra muestra más de lo peculiar y desenfadado de la liturgia que los católicos romanos reservan para las tournées de su Papa, Joseph Ratzinger (simpáticamente llamado B-16 por don Javierm, nombre que he decidido usar en el título) se ha dado una vueltecita por África, seguramente porque su servicio de marketing religioso le habrá chivado que en ese continente, y especialmente en los países con mayoría de habitantes negros, hay multitud de chavales sin familia, producto de las continuas guerras, venganzas y genocidios que se suceden allí desde hace décadas. Y es sabido que un niño huérfano siempre es un objetivo muy deseado por la Iglesia Católica (no, no piensen mal, no me refiero a "eso").

Ratzinger, en pleno festival de buenrollismo, dejó hace un par de días Camerún (donde, al parecer, la otrora gloriosa estela de su selección de fútbol no ha resultado suficiente para levantar el país, ¿qué raro, no?) y está ahora en Angola, donde se ha marcado una de esas actuaciones en las que sólo faltan (de momento, todo se andará) muchos cañones de humo, watios a todo pasto y todas esas cosas, para parecerse definitivamente a una gira de una banda de rock legendaria.

En el momento culminante del espectáculo, Ratizinger se ha soltado una parrafadita francamente oscura e intrincada sobre lo bien que les vendrá a los chavales angoleños volcarse hacia Jesús (signifique eso lo que signifique) y hacia el amor y todo eso. En las catequesis que había en mi época de chaval (que no creo que hayan cambiado sustancialmente), los curas más avanzadillos, sin llegar a rojos, te intentaban meter la doctrina a base de frases simpáticas, muy del estilo de las que Ratzinger ha usado. Después de asegurar a los chicos que le escuchaban que "el futuro es Dios" añadió, citando el Apocalipsis, que Dios "enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor".

Y como debió sospechar el escepticismo que inundaba los jóvenes corazones, se sacó de la manga el truco de ponerse en su lugar: "Lo que nos dices, no lo vemos. La promesa tiene la garantía divina - y nosotros creemos en ella - pero ¿cuándo se alzará Dios para renovar todas las cosas?", dijo el dirigente católico. Obsérvese que en este viejo truco de provocar la identificación de los oyentes con quien habla, aparentemente éste materializa las preguntas de quienes escuchan, pero se preocupa el buen Ratzinger de añadirle esa coletilla ("y nosotros creemos en ella") que identifica perfectamente el Vatican style.

Pues nada, que estuvo el buen señor un ratito dando la brasa a estos jóvenes, que los cronistas vaticanos nos aseguran que le escucharon enfervorecidos. Tanto que, mira tú qué mala suerte, dos chicas murieron por aplastamiento en uno de esos movimientos que las masas realizan cuando son masas de verdad y cuando alguien se preocupa de dejarlas reunirse en sitios inadecuados para ello.

La mala suerte es que murieran esas dos chicas y no quien juntó a tanto chaval para escuchar tan pobre discurso.

Comentarios

MADISON ha dicho que…
Otra canallada indirecta de la Iglesia, que va a uno de los muchos países africanos, diezmados por el sida y las guerras, a soltar su discurso, que seguido al pie de la letra generaría mas sida, contando con la colaboración del gobernante de turno, que poco le importa la población lo mismo que a la Iglesia y aprovechándose de la ignorancia de los ciudadanos. A esta Iglesia que tanto se preocupa por la vida del no nacido, poco le importa las condiciones de seguridad donde se van a reunir miles de personas, lo importante para ellos son los titulares "Benedicto XVI reune a tantos miles de personas en Angola"
AF ha dicho que…
Sí, es raro que no les dijera nada de no usar condones porque les aleja de Dios. En todo caso, me da la impresión de que los usarán o no independientemente de lo que diga B-16.

Un saludo.
Naveganterojo ha dicho que…
Aleluya¡¡¡¡, Africa sera el nuevo bastion de la iglesia C.A.R.
Segun los analistas vaticanos,(y repetido hasta la saciedad por A-3 y Tele 5), en Africa la religion catolica esta absorbiendo al 36% de la poblacion.
A ver si dejan olvidado este pobre pais y se vuelcan en Africa, y con um poco de suerte se encuentra a una tribu de esas que les gusta comer curas,ja,ja,ja.
Perdon por el chascarrillo, pero esta mafia vaticana me pone histerico,(iba a decir negro, pero me he dado cuenta a tiempo).
Un saludo

Entradas populares