A cada cual, lo suyo

Igual que decimos unas cosas, todos deberíamos estar dispuestos a decir las opuestas, cuando al caso viene. Hace poco critiqué la gestión de Joan Saura en la consejería de Interior de la Generalitat de Catalunya, a consecuencia de las cargas desmesuradas de los Mossos contra los manifestantes anti-Bolonia. Ahora que hay un anuncio casi oificial de que Saura destituirá al jefe de los Mossos, hay que aplaudir al dirigente de ICV porque esto no recuerdo que lo haya hecho nadie con su nivel de responsabilidad desde 1978.

La situación, no obstante, me resulta agridulce porque, por un lado, las voces que exigen que no se quede ahí al cosa, sino que dimita también el propio Saura, podrían tener razón en este caso particular. Me explico. Yo creo que es absurdo pretender que la responsabilidad por una acción condenable, pero aislada, recaiga sobre el responsable político último de turno, ya que, si es aislada, cabe deducir que no está en sintonía con la orientación política que el responsable en cuestión tiene dada para la acción de un determinado departamento, consejería, ministerio o lo que sea. En cambio, si la acción no es aislada, si se enmarca en una serie de acciones que más bien marcan la norma antes que la excecpión, entonces sí tiene sentido volver la mirada al responsable político, al responsable último. Debería de haber cortado con esa sistematización de procedimientos inaceptables, y si no lo ha hecho es que se identifica con ellos y los respalda. Y en este caso las cargas desmedidas contra los manifestantes anti-Bolonia, la represión generalizada de este tipo de protesta, se ha dado en más de una ocasión recientemente. Es, por tanto, una culpa que el responsable político, es decir Joan Saura, debe compartir.

Ahora bien, por otro lado, no puedo por menos de tener en cuenta la reacción que, dicho queda, es totalmente extraordinaria en un dirigente político con cargo público del nivel del que Saura ostenta. Que voces procedentes del PP o de CiU tengan la desfachatez de reclamar la destitución de Saura por este tema (espero que nadie del PSOE haya clamado en el mismo sentido, porque eso sí que sería el colmo), siendo así que pertenecen a partidos cuyos máximos responsables nunca han dimitido de cargo público relevante alguno, haya sido cual haya sido el escándalo que se haya creado, sólo me hace pensar que, una vez más, la desvergüenza y el oportunismo campan a sus anchas en este país, icluyendo en este caso a Catalunya en el mismo, con todos mis respetos para los independentistas catalanes.

Yo creo que el gesto de Saura (si finalmente se concreta, pues hasta ahora no hay más que un anuncio de la destitución, pero también hay poderosas presiones para que no adopte finalmente la medida) le honra en lo político-personal, que no es poco. En lo tocante a la valoración política del propio Saura y de ICV, así como de su participación en el Tripartito catalán, ni las cargas policiales son elementos que deban modificar la que cada cual tenga, ni tampoco es suficiente para modificarla el hecho de que ahora Saura destituya al Jefe de los Mossos.

Creo que se equivocan quienes pretendan basar en este detalle (por llamativo e importante que sea) tanto el ataque como la defensa de ICV.

Comentarios

Carmen ha dicho que…
Ojalá tenga usted razón, Don Antonio, en caso de que se confirme la destitución. Pero no se si eso es suficiente. HOy hay otra convocatoria anti-Bolonia en Barcelona, estaremos vigilantes a ver que pasa. Por otro lado los populares no han dimitido, ni dimiten ni dimitiran porque para hacerlo hay que tener un mínimo sentido del pudor y de vergüenza y visto lo visto dudo mucho de que semejantes atributos se den en los susodichos. Buen día. Un abrazo
Carles ha dicho que…
Querido amigo, antes que Saura, habría de dimitir el prosionista y defensor del Kosovo yanqui y mafioso Huguet, de ERC y responsable de universidades y del Plan Bolonia para erradicar a la clase trabajadora de sus feudos privilegiados y mantenerlos en la plaza de jornaleros. ERC, cuya bajada es sólo comparable a la de EA, es una "olla podrida" en ebullición a punto de estallar. Y, con Huguet, el convergente y neofascista rector de la universidad que llamó a los mossos, lo que no sucedía ni con Franco.
Los cesados estaban ahí desde CiU. Si Saura hubiera hecho depuraciones previas no se habría encontrado con los quintacolumnistas, pero le habrían tratado de sectario a grito pelado todas las Currys, arpías y bocazas del reino. ¿O no?
Que empiece por dimitir el rey de la manita de la Ratacantora, alias el Gran Pontideculo que te la meto mientras rezas...
AF ha dicho que…
Bueno, don Carles, pues que empiece por dimitir ese.

Un saludo.
Arnold Schwarzenegger ha dicho que…
He estado leyendo su blog y mis asesores me han dicho que es interesante. ¿Le parece que intercambiemos enlaces en nuestros blogrolls? Ya sabe que yo soy un gobernador republicano, pero también soy un ser humano.

Entradas populares