¿Ganaría en España un candidato negro?

He dormido tranquilo esta noche. Al despertarme, la ansiedad no se había adueñado de mí. No he estado mirando a hurtadillas el televisor apagado, deseando terminar rápido el desayuno de mi hijo para correr a enchufarlo. No experimentaba ese acelerado golpeteo del corazón, tan notable en los momentos difíciles. No obstante, cuando he terminado la tarea he encendido el aparato. He oído la noticia de la victoria de Obama sin sorpresa y sin alboroto y reconozco que he tenido cierta expectación ante el hecho de que un presidente de raza negra haya alcanzado por primera vez la Casa Blanca.

Sé que Barak Obama, independientemente de sus deseos y de sus pulsiones sentimentales, podrá hacer lo que el propio sistema le permita hacer. Nunca he creído en la política como conspiración de los poderosos, pero sí sé que el capitalista es un sistema que autoregula esas pulsiones, de manera que, sin que nadie concreto emita la interdicción correspondiente, los líderes políticos simplemente saben qué es lo que no pueden hacer. Quizás no lo sepan al principio de sus carreras, pero lo aprenden relativamente pronto.

No obstante, me gustaría no ser injusto esta mañana: las y los ciudadanos de Estados Unidos han demostrado que sí estaban preparados para votar (incluso pelear denodadamente, en muchos casos) por un político de raza negra, a pesar de las notables tendencias racistas presentes en muchos lugares de ese país. Me gustaría saber si en España seríamos capaces de llevar a un candidato del mismo color a La Moncloa.

Comentarios

Curro Corrales ha dicho que…
Me ha encantado el post, una reflexión meditada, desapasionada pero muy oportuna e interesante.

Es difícil averiguar si en España ganaría un candidato negro, cuando tengo dudas de lo que hiciese, por ejemplo, un catalán, salvando, evidentemente, las distancias: no hay "racismo" hacia los catalanes, desde luego, pero sí una idea instalada en el imaginario colectivo que invitaría a la desconfainza para hacerse con las riendas del Gobierno central. Por lo demás, España no tiene en las personas de raza negra una minoría étnica tan destacada, e históricamente segregada, como Estados Unidos. Aquí los negros han sido discriminados más desde la invisibilidad o escasez que como grupo explícitamente estigmatizado.

Es difícil hacer la extrapolación...
Martin Bau ha dicho que…
Si, me pregunto lo mismo. Podría España asumir un candidato de apellido "Carod" o de apellido "Ibarretxe"? un candidato gitano? un candidato de ascendencia marroquí? Yes, we can? Mucho camino le queda a España para superar prejuicios
Jaime ha dicho que…
Compañero, yo creo que España tiene todavía suspensa la asignatura de aceptar a personas de otra raza, aunque curiosamente algunos entran en barcos por el estrecho y se les acoge con los brazos abiertos. ¿No será que lo que importa es el color de la cartera, o mejor decir, de lo que tiene dentro?
La mayoría de los españoles pensamos que vienen "a quitarnos el trabajo", claro que no saben que gracias a la inmigración, la seguridad social ha "aumentado su vida" unos 5 o 6 años.

Yo sí reconozco que al levantarme, lo primero que hice fue encender el ordenador (porque soñé que salía McCain). A ver si nos sorprende éste muchacho.

Salud!
Maripuchi ha dicho que…
Depende... depende de la pasta y de la capacidad que tuviera ese candidato para convencer a los electores.
¿Has escuchado algún discurso de Obama?
Son tan emocionantes que ponen los pelos de punta.... así, gana en USA y en España.
Don Ricardo ha dicho que…
Vamos a ver:

1.- Nadie duda de que barack Obama es un gran orador. El discurso que nos trae don Antonio es prueba de ello.

2.- Tampoco nadie duda de que es negro. Pero no es relevante. En Moscú ya recuerdo yo que Idi Amin también lo era.

Por lo demás, todo es humo: ¿va a salir ya de Irak? ¿Va a dejar de hacer matanzas de Civiles en Afganistán? ¿Va a introducir sanidad pública y universal en EEUU? ¿Va a dejar de apoyar al estado racista-terrorista de Israel? ¿Va a imponer desde el gobierno federal la reforma legislativa que sea necesaria para acabar con la pena de muerte? ¿Va a usar sus poderes presienciales para evitar cualquier ejecución en EEUU, esde hoy gasta siempre?

No, no va a hacer nada o cai nada de eso. Porque no puede, si, pero también, probablemente porque no va a querer. No basta con ser negro, no basta con ser simpático, no basta con haber enterado ayer a la pobre abuela.

Obama no es de izquierdas, aunque en el PSOE no se den cuenta.
Júcaro ha dicho que…
D. Ricardo, Ser negro si es relevante en este caso. Hasta hace poco los negros tenían que ceder el sitio a los blancos en los autobuses y nunca hasta Obama ningún negro fue presidente del imperio. Efectivamente Idi Amín era negro, tan negro como Luther King ¿y qué?

Hitler era blanco y alemán; Franco era blanco, bajito y español, como Pinochet era chileno o Videla...

Contemplo el escenario con cierto escepticismo y como usted tengo serias dudas de qus pueda avanzar en esos puntos que usted señala y en otros pero también considero que hay que dejarle un tiempo. Algún día debatiremos sobre las promesas cumplidas y las incumplidas.
Don Ricardo ha dicho que…
Yo hay dudas que ya no tengo: es partidario declarado de la pena de muerte.
AF ha dicho que…
Lo que pretendía con el post no era tanto plantear la cuestión en los términos exactos referidos a una persona de color negro como Presidente del gobierno. Lo que pretendía era poner sobre la mesa lo controvertido que puede llegar a ser, si lo miramos detenidamente, ese lugar común según el cual Europa es más avanzada y progresista que Estados Unidos.

No dudo que quizás lo sea globalmente, pero tengo para mí que tantos años imitando el modelo a ericano, cualquiera que fuese la variante de éste que se pusiera de moda, que hoy en día ya Europa va definitivamente a la cola culturalmente hablando, incluyendo la acepción de "cultura" como forma de entender y vivir la vida.

Un saludo.
J. G Centeno ha dicho que…
Negro no sé, pero gitano ni de coña, al menos mientras yo pueda.

Entradas populares