Soluciones razonables para problemas difíciles

Difícil problema el de la Cañada Real Galiana. Como todo problema difícil, desde luego es posible abordarlo de manera esquemática, es decir, facilona, pero la verdad es que es difícil. Lo es porque corremos el riesgo de contemplarlo como un sencillo problema de desheredados que malviven en chozas a las puertas de ciudades crecientemente pobladas y ricas. Visto así, la mirada de odio se nos volverá sola hacia esos insensibles que desde sus terrazas pueden ver, sin sonrojarse siquiera, la miseria de quienes viven a su lado, como si se tratara de aprendices de oficial nazi tipo El niño del pijama de rayas.

Pero no es así. Ya se ha dicho pero merece la pena repetirlo: en la Cañada Real Galiana, en toda la extensión de la misma que atraviesa los municipios superpoblados de Getafe, Rivas, San Fernando y Coslada, conviven personas llegadas de muchos sitios lejanos y otros no tan lejanos, sin apenas recursos y con el lógico miedo a todo y a todos, con una muy importante población asentada allí, y no en otro sitio, no porque no tengan posibilidades de hacerlo, sino porque les viene mejor.

En la Cañada se está mucho más al margen de las leyes que en otros lugares; no se paga el suelo, ni licencia alguna para construir; se puede obtener gratuitamente (y se obtiene, de hecho, de manera sistemática) el uso de los principales suministros (agua, electricidad, téléfono...); y, sobre todo, se pueden controlar mucho mejor determinados tipos de actividades lucrativas que tienen que ver con la distribución de drogas variadas, material robado, etc.

Yo no sabría decir de cuál de estos dos tipos de personas hay más casos en la Cañada, ni siquiera si hay muchas más de un tipo que de otro. Sólo sé que la cantidad de cualquiera de ellos es, como mínimo, muy significativa.

Por eso creo que las soluciones no pueden ser simplistas ("demosle un piso a cada uno"), pero deben buscarse. Las que el ayuntamiento de Rivas está proponiendo estos días a diversas entidades ciudadanas locales creo que están más que puestas en razón, porque procuran abordar el problema de los auténticos marginados que viven en pésimas condiciones en la zona, pero también tienen en cuenta la necesidad de no "colar" indiscriminadamente en ellas a quienes ni la necesitan ni la buscan.

Poniendo interés y teniendo cabeza y principios, es posible encontrar soluciones para casi todo (para lo del Atletico de Madrid, no).

Comentarios

RGAlmazán ha dicho que…
¡Joder! Tenía usted en guarrear una entrada que parecía mono con lo del Atleti. Es usted un merengue forofo y envidioso de Agüero. Pero, en fin, nos veremos las caras, D. Antonio, que las deudas de honor no se olvidan.
Con lo demás, o sea lo de la Cañada, estoy de acuerdo.

Salud, República y Atlético de Madrid
Antonio Rodriguez ha dicho que…
La propuesta del Ayto. de Rivas es muy interesante, pero tiene un defecto: que no se puede llevar a la práctica porque quien tiene poder para ejecutarla le importa un bledo lo que allí ocurra.
Salud, República y Socialismo
TurnLeft ha dicho que…
Es de las pocas veces que he leído sobre la Cañada Real sin el manido maniqueísmo que lo suele impregnar.

La política suele mirar hacia otro lado cuando los afectados no votan y a los que votan no les importa que pase con los afectados.
J. G Centeno ha dicho que…
Acertada disección del problema huyendo de planteamientos demagógicos, aunque se olvida, e igualmente el ayuntamiento de Rivas parece no tenerlo en cuenta, el carácter del lugar como Cañada es decir de via pecuaria que debe tener un tratamiento cuidadoso, por lo cual creo que en esa conjunción entre administración y vecinos deberían participar los movimientos de índole conservacionista.

Entradas populares