Muertos de poca calidad








En el macabro supermercado de los muertos por desastre natural tienen estos días una oferta insuperable: 50.000 muertos por el precio de 25.000, a elegir entre negors y asiáticos. No se negará que es atractiva. Es verdad que la procedencia de los muertos no está muy documentada en las etiquetas y códigos de barras, así como la fecha de caducidad (cuándo murieron).

Las autoridades gubernativas no consiguen aclarar estos extremos, a los que tan sensibles se muestran los consumidores hoy en día. La distribución en los centros comerciales de fotografías de los muertos poco antes de serlo no han conseguido aclarar gran cosa, y muchos avispados han comentado que tanto pueden ser de China como de Birmania, los de origen asiático, y de Haití o de Nueva Orleans los negros.

Lo que sí queda fuera de toda duda es la calidad de los muertos que, vista la magnitud de la oferta, no se puede esperar que sea muy alta. Así, tanto si son negros de más al norte como si lo son de más al sur, en ambos casos son negros y pobres. Y en el caso de los asiáticos, tanto si son chinos como si son birmanos, lo seguro es que no son ni de Shangai ni miembros de la Junta Militar birmana.

Pero es que no se puede tener todo en la vida.

Comentarios

Freia ha dicho que…
Dura, muy dura y también muy cierta y real tu entrada Antonio. Parece que seguimos dividiendo a los muertos por categorías y como a veces nos pillan tan lejanos...
ernesto51 ha dicho que…
Desgraciadamente, casi siempre las tragedias se ceban en las mismas categorías sociales ¿porqué será?

Entradas populares