La puerta peligrosamente abierta

Asegura mi amigo Manuel en el último post de su blog que él prefiere la característica de la generacion actual (que él denomina como la del "corta y pega") a la que entiende que tuvo la nuestra (creo que es la misma, año arriba o abajo), y a la que llama del rasca y limpia. No me meto hoy en ese tema, aunque sí me gustará hacerlo en breve porque es de mis favoritos. Pero una frase al final de su nota me ha recordado algo que leí en Altersocialismo hace un par de días y que prometí sacar a colación en esta bitácora.

Dice Manuel Ortiz: "Así que entre aquel rasca y limpia que tuvimos que poner en práctica nosotros ―bien fuera porque no quedaba más remedio, o porque era nuestra obligación―, y el actual corta y pega de ellos, casi que me quedo yo también con lo segundo. Entre otras cosas, porque sabemos que jamás van a ser injustamente detenidos por llevar en la mano una bandera o un papel. O por plantarse una cresta de gallo en la cabeza." Y el otro día leí este manifiesto, en el que, refiriéndose al cerco antidemocrático a fuerzas políticas e instituciones vascas por parte del Gobierno, la mayoría de la oposición y la judicatura, los autores reclaman: "Tenemos que parar todo esto antes de que se consolide un agujero negro por el que, sin mesura alguna, vayan degradándose libertades y derechos".

Yo creo que el optimismo de don Manuel está justificado aún en la mayoría de los casos. Pero no en todos ni en todo el Estado. Hay mucha gente que, sin tener relación alguna con terroristas individuales ni con colectivos terroristas, sufre una persecución política que ha sido denunciada incluso por juristas internacionales (como se señala en el propio manifiesto al que he enlazado antes). Y cuando hay gente en esas circunstancias y en número considerable, cuando hay una actuación tan a todas luces ilegítima y antidemocrática como la acreditada por muchos jueces (con el silencio del resto) buscando las vueltas descaradamente para ilegalizar partidos y encarcelar personas, entonces no puede haber tranquilidad. Esa tranquilidad que le hace a don Manuel (con mucha justificación, pero no con toda y cada vez con menos) preferir esta época y esta generación, a otros tiempos y otras gentes.

Cuando pasan las cosas que aquí están pasando sin que digamos nada en voz alta, se está abriendo una puerta a la oscuridad. Esa oscuridad, casposa y cutre, que don Manuel recuerda correctamente, y a la que yo añadiría algunos calificativos: fría, viscosa y mortal.

Comentarios

Fritz ha dicho que…
Vengo a saludarle. Así que: hola.

Es que vi el "af" en Acero bolchevique (¡!) y dije, "lo conzco", y aquí estoy.

Se podrá imaginar que no estoy de acuerdo con usted. Y, añado, ni muchísimo menos. Pero bueno, en otra ocasión, quizá. Simplemente decirle que causa gracia el paleolítico nacionalismo vasco y su "estamos dispuestos a dialogar"... para hacer lo que nosotros queremos. Sabe usted la opinión que me merece el nacionalismo hispánico, el vasco en particular es que me parece primitivo, sin más.

Lo dicho, Saludos Don Antonio
Fritz ha dicho que…
Oiga, y esto, ¿qué tal le parece?

http://siracusa20.com/index.php?opc=articulo&id=7

Saludos
AF ha dicho que…
Muy buenas, don Fritz, encantado. Ya comprendo su desacuerdo, a la luz de pasadas conversaciones. No importa, no se trata de estar de acuerdo por narices, como usted bien sabe. Me parece un excelente detalle dar la bienvenida y no querer liarse de sopetón en una discusión: es un rasgo educado y elegante.

En cuanto al enlace que me pone, he leído parte del manifiesto y me parece muy bien que haya gente que se moleste en deslindar sus aspiraciones de las de otras personas, en identificarlas claramente y ponerlas por escrito, cosa siempre de agradecer.

En una primera impresión (a ver si tengo tiempo para sacarle más jugo) me parece "sospechoso" el excesivo interés por mencionar implícitamente a la izquierda defensora del régimen cubano. Yo suscribo las críticas que en ese manifiesto se hacen a esa izquierda, pero me sigue pareciendo sospechosa la reiteración en ese tema durante varios párrafos.

Es la cuestión que para posicionarse respecto al mundo, las gentes, sus problemas y las formas de solucionarlos, es imprescindible, si se quiere tener un mínimno nivel de eficacia, identificar unas prioridades, huyendo del procedimiento de poner al mismo nivel cosas que, según demostrará posteriormente la realidad, no lo están.

En cualquier caso, indudablemente el manifiesto despide un aire liberal inconfundible que me aleja de él (la presencia del señor Lamas Insúa ayuda notablemente a ello, además de convertirlo en algo con trazas de pesadez incoportable, siento decir). Porque no es útil posicionarse ante cada acontecimiento prescindiendo de la experiencia anterior. Y mi experiencia anterior al respecto es nefasta.

En fin, lo dicho, un saludo.
Fritz ha dicho que…
Pero Antonio, le tuteo en adelante si no le importa, ese manifiesto es suscrito por ese agregador de blogs, pero es éso, un manifiesto, y no está redactado por los participantes del agregador. Evidentemente reviste un aire liberal, fundamentalmente trata de recuperar los principios que la izquierda comparte con el liberalismo: nada más estúpido que un izquierdista condenando de manera general el liberalismo. Una cosa es eso que se llama "neoliberalismo" donde hay muchos matices, por cierto, pero la democracia liberal, la igualdad ante la ley, la defensa de las libertades, etc, fueron pilares fundamentales para la izquierda que hoy se están perdiendo en el trato diferenciado para el diferente, un relativismo aberrante que se significa muy a las claras en un antiamericanismo -igualmente- generalista, una "comprensión" de ciertas formas de rebelión o prácticas tribales (p.ej. islamismo o nacionalismos varios) y en otras formas.

Aparte de eso, naturalmente, condena de principio a fin la experiencia del socialismo real, pero es que no puede ser de otra manera. Y es que la identificación de buena parte de la izquierda al proyecto soviético y sus sucedáneos (China sobre todo) ha sido una tragedia intelectual que ha derrumbado muchos principios y manchado muchas conciencias... PERO es que el problema más grave es que todavía hay quien no se da cuenta, no de que eso fue un error, sino de que ese mundo se ha terminado y nunca volverá (añado para mi, por suerte). Dijo Kapuscinski que la URSS había acabado con la izquierda... y también con la derecha; las ideologías existen, pero hay muchos (pero muchos) clichés y asociaciones de ideas que ya simplemente sobran.

Saludos

PD: http://es.wikipedia.org/wiki/Manifiesto_de_Euston

Entradas populares