Bono y la inocencia de la Guardia Civil

No es el señor Bono, precisamente, alguien que pueda servirme de norte y guía en mi renqueante caminar político. Ese populismo que gasta, tan castizo y a veces tan casposo, unido a su catolicismo rampante (desde el punto de vista de la izquierda, pues supongo que en el campo de la derecha española podría pasar por un miembro de la Teología de la Liberación), hacen de él la quintaesencia del político de triple y hasta de cuádruple filo, de esos que hacen gala de ser muy amigotes del comisario que torturó a cuatro o cinco compañeros suyos durante la dictadura, porque hay que estar al día y codearse con quien corresponda.

Sin embargo, he de reconocerle la virtud de saber colocar la banderilla de la frase redonda allí donde torea. Esta tarde le ha entrevistado Gemma Nierga en La Ventana y le ha preguntado sobre varias cosas, pero me interesa destacar tres de ellas: la postura política de los obispos españoles, la actitud del PP durante toda la legislatura y una explicación de sus declaraciones de ayer diciendo que "de no haber más remedio que tener bajas, que no sean de los nuestros" (cito de memoria). Sus respuestas han sido como es él, unas de cal y otras de arena.

Sobre los obispos, ha sido especialmente incisivo recomendándoles que no continúen buscando la guerra con el Gobierno y les ha dejado caer, en alusión a sus convocatorias de manifestaciones por distintos temas, que en lugar de preocuparse tanto por la calle lo hagan por sus iglesias y seminarios, "que están cada vez más vacíos". Yo no podría haber firmado nada mejor en plan chulo.

Sobre el PP, ha fotografiado su actitud durante toda la legislatura diciendo una de esas frases que deberia pasar a la posteridad: el PP digirió tan mal la derrota electoral de marzo de 2004, que toda esta legislatura se la ha tirado justificándola. De hecho -ha dicho- "parece que en lugar de estar preocupado por ganar las elecciones de marzo de este año, lo ha estado por ganar las de 2004". Frase lapidaria, no me digan.

Y por último se ha extendido sobre sus declaraciones del día anterior, gracias a una de esas preguntas que suenan a pactadas con el periodista (la Nierga, en este caso). Bono ha venido a decir que está muy bien lo de dar ciertos derechos incluso a los terroristas, pero que si ha de haber violencia, que no se corten los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado (qué pomposo suena ese largo nombre, ¿no les parece?) y den caña antes que les den a ellos.

Nada que decir sobre las dos primeras cuestiones, pero sobre la última querría hacer una precisión: si realmente ha habido resistencia a la detención y, a consecuencia de ella, los presuntos etarras detenidos han recibido lesiones, qué quieren que les diga, me parece que no están en posición de reclamar gran cosa. Pero si en lugar de esas lógicas lesiones lo que ha habido es una práctica de ensañamiento deliberado, que no se engañe nadie: no hay justificación para eso.

Y da la casualidad que el historial de la Guardia Civil en eso de pasarse con los detenidos o con quienes sean objetos de sus "atenciones" no es preciamente corto. Creo haber recordado en alguna ocasión aquellos acontecimientos indignantes ocurridos en Reinosa a mediados de los años ochenta. Para quienes sean lo suficientemente jóvenes para no haber oído hablar de ellos, resumiré que en el transcurso de una huelga llevada a cabo en la empresa Forjas y Aceros de Reinosa de esa localidad cántabra, los trabajadores retuvieron al Presidente de la compañía, Enrique Antolín, que al dia siguiente iba a tomar posesión de un puesto en el gobierno vasco, reclamándole una solución al conflicto abierto tras la decisión de la empresa de abrir expediente a 463 trabajadores de la misma. La intervención de la Guardia Civil, con trescientos efectivos, fue desmesurada teniendo en cuenta que el comité de empresa que había llevado a cabo la retención había hecho saber que sólo tenía la intención de llamar la atención sobre lo injusto de la regulación de empleo, y que no pensaban infligir mal alguno al directivo.

Independientemente de la valoración que esta acción pueda provocar, lo cierto es que lo condenable de la misma no puede hacer que la equiparemos con un auténtico secuestro, hecho con el que se dan muchas e importantes diferencias. Sin embargo, repito, la actuación de la Guardia Civil, ese cuerpo al que Bono tanto defiende y quiere proteger, fue simplemente la de una banda de canallas cobardes que amparados en su impunidad y en su armamento, se dedicaron a atemorizar a toda la población de Reinosa. Ante esa situación, los vecinos respondieron al modo de Fuenteovejuna y casi todo el pueblo, con sus 10.000 habitantes, se levantó contra la ocupación cuasi militar de los uniformados. Las armas que utilizaron en esa rebelión pueden verse esparcidas por el suelo en la más famosa fotografía de aquella jornada, que aquí reproduzco. Son piedras, las mismas piedras que los niños palestinos arrojaron a los tanques israelíes durante las Intifadas.

Tal fue la densidad de la respuesta popular que muchos guardias civiles se vieron aislados y rodeados por las masas, teniendo que rendirse ante la lluvia de piedras. Ojalá y no hubieran hecho nunca los vecinos esto. Porque unos días después, bajo las terminantes órdenes de dirigentes políticos socialistas, la Guardia Civil volvió a entrar en el pueblo de Reinosa, pero esta vez armada para la guerra. Sin tapujos ni exageraciones: para hacer la guerra a los habitantes de la localidad cántabra.

Y la hicieron. Y tomaron venganza, lisa y llanamente. Para nada hubo allí una acción policial para mantener el orden. Hubo una acción militar de castigo sobre una población civil indefensa. En una de las tanquetas podía leerse, en el colmo del descaro, la inscripción "Ramiro, te vengaremos" en alusión a uno de los guardias civiles heridos durante la jornada anterior.

Bono y otros muchos insisten en que la Guardia Civil es un cuerpo digno de alabanza por su defensa de la democracia y la Constitución. No recuerdan los hechos anteriormente narrados, o no significan nada para ellos cuando así opinan. Obvian el hecho de que fueron guardias civiles quienes habían entrado en el Congreso de los Diputados seis años antes, aquel infausto 23 de febrero. Ocultan que antes de ese golpe de Estado había habido otros intentos, entre ellos la llamada peración Galaxia, en que también guardias civiles, junto con militares, habían estado conspirando contra esa democracia y esa Constitución a la que Bono cree que querían y les gustaba defender.

Es a este cuerpo al que Bono tilda de "inocente", aplicándole una bendición urbi et orbi que, si por él fuera, les absolvería de cualquiera de estas tropelías del pasado y de cuantas puedan realizar en el futuro.

Y esto ya no me parece bien. Los de ETA son unos terroristas, pero entre los miembros de la Guardia Civil ha habido desde golpistas hasta torturadores, y con esos antecedentes no espero que nadie quiera hacerme creer que son esos ángeles buenos que sólo están para ayudarnos a cruzar la calle y a los que sólo a veces, por casualidad, se les golpea un poco el detenido.

Comentarios

Filo de Espada ha dicho que…
Es cierto, Don Antonio. Lo de Reinosa, el 23-F, El Lute, El Crimen de Cuenca...
No hay nada positivo en tan tétrico Cuerpo, no hacen nada por el pueblo salvo reprimirlo.
Disolvámoslos y creemos una milicia autogestionada para garantizar la seguridad popular.
Blanca ha dicho que…
Aún sabiendo nuestra historia y no renunciando a su conocimiento, tampoco deberíamos caer en el desprestigio de la "actual" guardia civil, nada que ver con la historia de que hablamos. Se juegan la vida con el terrorismo de ETA cada día, no debemos olvidar que asesinaron a sangre fría a dos de ellos, bien jóvenes, en Francia hace unos días y estan dando muestras de una profesionalidad y eficacia fuera de toda duda. Velan y detienen para que todos nosotros, las potenciales víctimas, no caigamos azarosamente por una bomba puesta en Azca o en cualquier otro sitio y en cada detención o persecución se exponen a ser bajados ellos.

Que la justicia diga lo que hubo en esa detención. Los terroristas se benefician del Estado de Derecho que ellos mismos se quieren cargar, al igual que sus familias, que no reconocen el Estado español, pero se refugian en sus instituciones a conveniencia, faltaría más, hasta para ellos debe funcionar.

Pero pienso que no deberíamos hablar antes de tiempo, a no ser que queramos igualarnos a los "conspiranoicos" que tanto deploramos. Sinceramente no me merece ninguna credibilidad ese individuo que quería matar a cualquiera, entre los que podríamos estar tu, o yo, o el que tuviera la desgracia de pasar por allí. Lo mismo que no me merece ninguna credibilidad los que apoyan a estos "iluminados" que quieren acabar conmigo y mis libertades.

La grandeza del Estado de Derecho que estos individuos quieren hacer desaparecer, es que les da las garantías que ellos niegan, a base de bombas y tiros en la nuca, al resto de la ciudadanía. Y ningún demócrata debería olvidarlo, ni siquiera en este momento. Si se demuestra lo más mínimo, se obrará en consecuencia, o se reclamará lo que sea preciso... pero dar credibilidad a quien tiene como norma en su decálogo del terror decir que le torturan, antes de que un juez lo dictamine, no me parece lo correcto, sinceramente.
TXIKI FORERO ha dicho que…
Felicidades, blanca, por poner las cosas en su sitio. Qué fácil resulta atacar a la Guardia Civil cuando están haciendo un trabajo encomiable para salvar la vida de muchas personas de bien en este país.
po78 ha dicho que…
La presuncion de inocencia es su salvación aunque a algunos no les extraña la supuesta extralimitación de sus funciones y de su fuerza de la Guardia Civil; pero de momento ni son mentiras las torturas ni es verdad las torturas; cuando el juez pertinente dicte sentenca, será el momento de opinar y ver quien tiene responsabilidades en lo sucedido pero me parece que al final estos actos se los llevará el viento y esta investigación guardara silencio en el fondo de algun cajón.
PD1: con respecto a lo ocurrido en Reinosa en el 87, aquí os dejo el enlace de una canción bastante buena de un grupo de Reinosa llamado La Fuga que habla de esos hechos:
http://es.youtube.com/watch?v=_DI6xpWuY_c
PD2: Felicidades por la bitácora.
Anónimo ha dicho que…
Yo odio la policia es un elemento de represion que esta a cargo de la burguesia y del "estado de derecho,jajaque gracia" para reprimir al ploretariado....si esta gente no hiciera eso ETA no existiria o dejarian de hacer lo k hacen...una cosa es producto de otra...y que conste que no estoy de parte ni de los unos ni de los otros...pork los dos me dan asco...ETA busca algo bonito...(dado k yo soy un independentista catalán,lo entiendo mejor k nadie) pero el metodo k utiliza...digamos k no es el mejor...y si, en efecto son unos desgraciados asesinos...pero el estado de "derecho" (perdon esque me hace mucha gracia ese nombre) no se queda atras...asi que mejor no nos pongamos de parte de nadie..y dejemos k nos manipulen..como hace la burguesia,hizo y seguira haciendo (es la burguesia la k gobierna)...
animalpolítico ha dicho que…
Veamos. Mi primera reacción cuando conocí la noticia fue sospechar de los guardias civiles, lo confieso, en una situación difícil, con el reciente asesinato de dos chavales de 24 y 25 años.

Pero es perfectamente verosímil que los daños recibidos fueran una consecuencia de una detención con forcejeos. Parece que, además, enseguida lo notificaron al juez y explicaron lo sucedido.

Luego está el hecho, que sí me influye, de que estos 'señores' se disponían a atentar en un centro comercial del centro de Madrid, en su particular campaña electoral.

Pero no entiendo las palabras de Bono. No entiendo siquiera las apresuradas primeras declaraciones de Rubalcaba, a quien por otro lado admiro.

¿Por qué tanto afán en defender a la Guardia Civil? ¿no hubiera sido más propio decir algo así como: "hay una investigación abierta; no hay razones para sospechar de los guardias civiles, que deben disfrutar de su legítimo derecho a la presunción de inocencia; el gobierno se mantendrá al tanto de las investigaciones por si algo incorrecto ha tenido lugar, aunque expresamos nuestra confianza de partida en las fuerzas del orden"?

Si al final hubo exceso en el uso de la fuerza, parecerá que Rubalcaba o Bono lo instigaron, cuando es evidente que no fue así.
AF ha dicho que…
Perfectamente de acuerdo, Animal. Empiezo por decir en este post que no creo que los txikitos esos puedan quejarse de gran cosa, pero no se trata de juzgar si sería perdonable que les hubieran pegado a ellos, sino de si esa práctica es asumible. Y si no lo es, no lo es en ningún caso.

Lo que dices me vale, y mucho.

Un saludo.
Filo de Espada ha dicho que…
No sé por qué, pero no veo ninguna foto de encapuchados armados. Lo suyo es la fobia a los tricornios o a las placas policiales. Está bien que cada uno tenga sus filias y sus fobias.
Así estamos en este país de pandereta.
Guste o no, siempre habrá buenos y malos. Solo hay que elegir en qué lado se quiere estar.
Filo de Espada ha dicho que…
Vaya gilipollez que acabo de escribir.
AF ha dicho que…
Tiene usted todo el derecho a escribir lo que quiera, don Filo. Y no crea que no dudo a veces si no tendrá usted razón. Pero por el momento, creo que no.

Un saludo.

Entradas populares