Inflación de premios

De verdad, no quiero que me consideren mal educado ni especialmente borde, pero, aun agradeciendo sinceramente la nominación recibida por parte de don JavierM como "Blog Solidario", preferiría no continuar la cadena que las normas de ese premio imponen. Como creo haber explicado suficientemente claro el porqué en el comentario que al propio don JavierM he dejado en su post, me limitaré a reproducirlo aquí:

"Le agradezco la intención, don JavierM, pero la sorprendente inflación de premios que se ha desatado últimamente me tiene un tanto escamado. Que yo conozca, la cosa comenzó con el Thinking Award y ha seguido con esto del Blog Solidario (¿con quién me he mostrado yo especialmente solidario?) y el Blog Day. Creo, incluso, que se me escapa alguno más por ahí.

A mí no me gusta dar la nota, pero reconozco que tengo una opinión bastante crítica con respecto a estas cosas. Creo que lo único que hacen es devaluar los verdaderos premios, que, lo digo sin coña y sin retórica, son los que otorgan las y los lectores acudiendo a unas bitácoras o a otras. Yo me limito a tener el género en mi escaparate y quien quiere, entra y lo coge, que lo doy no por cinco, ni por cuatro, ni por tres, ni por dos, ni por una, que es que lo regalo, oiga.

Muchas gracias y un saludo muy afectuoso (afectuoso nivel 8)"

Comentarios

mandarina azul ha dicho que…
Pues... incluso reconociendo que a nadie le amarga un dulce, coincido contigo: el verdadero premio es saber que los reincidentes llegan a tu espacio con verdaderas ganas de leeerte, y que los recién llegados se dicen "volveré".

Saludos :)
AF ha dicho que…
Bien expresado, doña Mandarina. Un sludo

Entradas populares