Sobre el terremoto de Pisco

El texto que reproduzco a continuación lo ha escrito mi amigo Pepe Mejía, un periodista, profesor universitario y experto en gabinetes de prensa que llegó a Madrid procedente de su Perú natal hace ya treinta años. Desde entonces, Pepe ha militado en asociaciones de Derechos Humanos y se ha visto por ello perseguido durante mucho tiempo por la dictadura de Fujimori (quien le acusó de pertenecer a Sendero Luminoso, como hizo con otros opositores y militantes como Pepe que denunciaban los abusos y tramas negras). Estuvieron amenazados de muerte él y su familia y sus padres tuvieron que salir de Perú, ya ancianos, para evitar una persecución que se anunciaba algo más que peligrosa a secas.

Pepe pudo regularizar su situación tras el final de esa dictadura y se solucionaron así sus problema con la "Justicia" peruana. Después de esa regularización ha viajado varias veces a Perú, donde ha estado en contacto con muchas asociaciones y organizaciones no gubernamentales. El texto que sigue recoge una de sus experiencias en esos viajes y le sirve a él -y me sirve a mí, de rebote- para recordar a todas las víctimas del terremoto de Pisco y para hacer un llamamiento a solidarizarse con el pueblo peruano como cada cual considere mejor hacerlo.

"Terremoto en Perú
SONIDOS DE CAJÓN LLAMAN A NUESTRO
CORAZÓN

Por: Pepe Mejía*

En estos momentos tan trágicos para la población de Ica, que ha sido desvastada por un terremoto en Perú, me viene a la mente recuerdos e imágenes entrañables que guardo de esta ciudad y sus gentes. Mis recuerdos más remotos son de mi infancia, cuando mis padres me llevaban a Paracas a pasar el fin de semana en ese maravilloso balneario, que sólo me quedan su luz, su sol resplandeciente que lo inundaba todo, y sus gentes, sus caras y cuerpos prietos y una eterna sonrisa.

En enero de 1991, la Asociación Regional de Periodistas Libertadores Wari me nombró “socio honorario” por una acción tan elemental como defender los derechos humanos. Muchos fueron los periodistas perseguidos durante la dictadura de Fujimori y muchos fuimos los que denunciamos esta situación ante
los organismos internacionales. Cuando Carlos Caldas Pozo, secretario general de la Asociación, me hizo entrega del diploma, un trozo de piel repujado artesanalmente a mano, le dije que no era necesario hacer el nombramiento institucional porque sólo había hecho lo que en conciencia se debe hacer. Pero las compañeras y compañeros insistieron y aquí tengo el recuerdo que me observa
todos los días en mi mesa de trabajo.

Después de 25 años, un mes de agosto como este, en el 2001, regresé a Ica invitado por la Escuela Académica Profesional de Comunicación Social de la Universidad Nacional de Ica.

Después de un viaje por carreteras polvorientas, en un vehículo desvencijado que tenía el depósito de gasolina en el techo, llegamos a la ciudad de Ica y a primera hora de la mañana me llevaron a un sitio inimaginable: el mercado central de Ica. Pero lo más curioso es que me invitaban a tomar desayuno: un plato de ceviche y un tazón con el “levanta muertos”, el famoso “caldo de choro”, una pócima hecha a hervor lento de mejillones, espinazos, cabezas de pescado y gotas de limón. Al rimer sorbo se me quitó el sueño y estaba listo para recorrer las emisoras de radio, conceder entrevistas y aguantar el frenético programa de actividades que me habían organizado.

Pronuncié la “clase magistral” de clausura del I Seminario Taller “Periodismo en el Tercer Milenio-Periodismo Digital”. Ganas tenían, y muchas, pero recursos, muy escasos. Ví a jóvenes ávidos de conocimientos e interesados por la prensa digital. Me apabullaron a preguntas sobre el futuro del periodismo en la era digital mientras ellos me confesaban que no tenían ordenadores, no tenían cibercafés, pero ellos querían saberlo todo y mientras venía el ordenador lo apuntaban todo en sus rancias libretas.

Con motivo de esta participación académica, responsables de la Municipalidad de Ica me hicieron llegar su interés en hacerme un homenaje por fomentar la colaboración entre la Facultad de CCII de la Universidad Complutense de Madrid y la Escuela de Comunicación Social de Ica. Hubo algunas alumnas que
viajaron a Perú para realizar sus prácticas y se quedaron a vivir para compartir miserias y alegrías. Yo les dije que lo mejor sería que me facilitaran la visita
a Chincha y conocer mejor la música negra y poder adquirir uno de sus famosos cajones para tocar música afro-peruana en Madrid.

Pues no sólo me declararon “huésped ilustre”, por acuerdo de todos los grupos municipales, sino que me llevaron al barrio en donde la población negra de Chincha, descendientes de los esclavos llevados a la fuerza por España en tiempos coloniales, mantienen sus esencias musicales. Después de una formidable exhibición con marineras, zapateo y agüanieve, recordando al mítico Nicomedes Santa Cruz, el de las décimas, el Alcalde de Ica, en ese entonces, César Miranda Correa, me invitó a un acto solemne en la municipalidad ante la presencia de representantes de diversas asociaciones culturales, académicas y empresariales. En las fotos-recuerdo que ahora desempolvo me veo metido en una chaqueta que no me permite ver mis manos. Era por lo menos dos tallas más grande que la mía. El Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), Ezequiel Robles, me tuvo que prestar una chaqueta para poder asistir al evento.

Después terminamos en una de las famosas bodegas en donde se elabora el mejor pisco del mundo, un aguardiente en base a la uva que data del siglo XV. Todavía tengo encima de mi mesa una botella de pisco con etiquetado especial referido al evento. Siempre alegres, siempre sonrientes a pesar de las penurias y las carencias, pero siempre con la música en el cuerpo. Negras y negros cimbreantes. Percusión que expresan los latidos de nuestro corazón y voces rasgadas que obligan a mover el esqueleto. Quizás de allí viene mi tardío descubrimiento del flamenco. Por algo, Paco de Lucía se trajo cajones peruanos para adaptarlos al flamenco. Hoy toco con el cajón peruano música afro-peruano y flamenco. La fusión en la música manteniendo intactas las esencias. Fusión cultural y acercamiento entre pueblos.

Hoy, siguiendo las noticias del terrible desastre, me llaman, me escriben y describen su dolor. Lo han perdido todo. Sus casas, sus trabajos, sus pertenencias pero les queda la sonrisa, la música y ese telúrico movimiento de caderas que hace que la sensibilidad y la sensualidad esté a flor de piel. Hoy necesitan de solidaridad, pero ellos quieren acompañamiento, tienen su pisco, sus cajones, sus sones y sus bailes.

Apoyemos lo poco que tienen."


* Pepe Mejía, periodista, miembro de ATTAC.
Correo E: pepemejia@inicia.es

Comentarios

J. G Centeno ha dicho que…
Un fuerte abrazo a Pepe, al que hace siglos que no veo. Y con el abrazo toda mi solidaridad, házselo llegar.
RGAlmazán ha dicho que…
Emocionante. Como siempre pagan los más pobres. Una carta sincera, llena de emoción y que muestra lo buena que es esa gente, gente que se ha quedado sin nada, menos el ritmo y la sonrisa.

Salud y República
Blanca ha dicho que…
Mi solidaridad con los de siempre, los que menos tienen y desde ahora mucho menos que tendrán...

Y todavía tenemos que escuchar a los desvergonzados políticos, con su presidente García a la cabeza, decir que los españoles no hacen más que protestar (porque no les llegan ni siquiera sus equipos médicos para poder hacer efectiva la ayuda por la que cruzaron el Atlántico)... que se callen y ayuden... ¿poniéndo emplastos en las heridas?...

Pobre Hispanoamérica, hundida por sus propios compatriotas...
Arbillas ha dicho que…
Leido hasta la mas escondida coma.

¡¡ Me encantan tus amigos !!, pero eso es debido a la calidad de tu persona.

Un abrazo,
Alpedo M(on)G(olo) ha dicho que…
"Pobre Hispanoamérica, hundida por sus propios compatriotas..."

¿Como? vivir para ver, doña Blanca renegando de uno de los postulados básicos del manual del buen progreta: la culpabilidad del occidental, blanco y clasemediero en toda desgracia acaecida en el mundo.

Ay ay ay, nos van haciendo falta unas buenas sesiones de reeducación proletaria por aquí...
Antonio ha dicho que…
Por si algún despistado no se hubiera dado cuenta, el tal Alpedo es un troll, que debe considerarse a sí mismo bastante maloliente a juzgar por el nombre que se pone. Les ruego, por tanto, la utilización del protocolo de acción anti-troll (no contestarle nunca, no importa lo que diga).
Anónimo ha dicho que…
BUENO ESTUVE FRECUENTANDO LA ZONA DE PISCO EN SUS DIAS DE DESOLACION URBANA OCASIONADA POR ESTE DESVASTADOR TERREMOTO ES ALGO QUE NO LOGRO BORRAR DE MI MENTE SOLO VER LO QUE QUEDO SIN VER LOS ROSTROS DE LA PERSONA QUE NO ME QUISE NI IMAGINAR YA QUE ESO HUBIERA SIDO DESVASTADOR A LA IMAGINACION DEL TERROR Y DE LA TRISTESA MAS GRANDE QUE PERSONA PUEDA CONTROLAR EMOCIONALMENTE HABLANDO PERDER LO TUYO MATERIAL Y Y PERSONAL ES UN PUÑAL QUE TE QUEDA SIN PODER SACAR EN TU VIDA HACI VUELVAS A NACER EN OTRA CONDICION DE VIDA SON IMAGENES QUE SE QUEDAN ALLI EN LA RETINA DE TUS OJOS Y EN EL PORTAL DE TU CORAZON YA QUE TE LLAMA AL DOLOR QUE NO ES DESCRIPTIBLE POR PERSONA ALGUNA HASTA HOY, SE QUE EN MI PROVINCIA DE PISCO A LA QUE ME GUARDAN RECUERDOS DEL PASADO YA QUE ALLI CONOCI GENTE MUY BUENA Y MUY SOLIDARIA, PERO CLARO NO TODOS APRECIAN ELLO, GUARDO UN LUTO ETERNO EN MI CORAZON POR MIS HERMANOS QUE AUN LLORAN Y SUFREN TAN DESVASTADOR PASADO QUIERA EL UNISONO DEL UNIVERSO BORRAR ESA PAGINA DE LA HISTORIA NO PODRA, QUIERA QUIEN QUIERA NO PODRAN UNA ORACION NO BASTA NI UN MILLON TAMPOCO SOLO QUEDA VOLVER A INICIAR PARTIENDO DE LO QUE HAY EN FIN EL HOMBRE COMO SER ESTA DADO A TODO UNOS PIERDEN UN EURO Y LO BUSCAN Y NUNCA LO OLVIDAN Y SI PIERDE MIL ES MENOS FACIL DE OLVIDAR PERO ES AGUA PASADA Y ASI TAMBIEN UNO LO PIERDE TODO Y ES AGUA PASADA PERO EN NUESTROS CORAZONES AL RECORDAR ES COMO SI VOVIERAS A SENTIR ESE MAGRO OLOR A MUERTE Y DESTRUCCION QUE NUNCA OLVIDARE MIS DESEOS PARA QUE ELLOS SE RESTABLESCAN ESTAN COMO AHORA DADOS A AYUDAR UN PENSAMIENTO POSITIVO PARA ELLOS MIS HERMANOS DEL MUNDO QUE SUFREN MAS O MENOS POR LO MISMO OPOR LO OTRO QUE PUEDAN PASAR.

Entradas populares