El primer producto Apple que no da la talla

Hasta hace muy poco, todo lo que Apple ofrecía al público reunía tres características principales: diseño, calidad y precio alto. Sus ordenadores McIntosh han sido durante años modelos de funcionamiento estable, tanto por su hardware como por su software. Un producto más de consumo, como el iPod, ha logrado el calificativo de popular a pesar de su precio, también elevado. Los cimientos en que ha asentado su éxito han sido los mismos: diseño y calidad.

Desde comienzos de año, Apple está bombardeando con publicidad y marketing a mansalva relacionados con lo que pretende sea su nuevo producto estrella: el iPhone, un teléfono móvil que potencia la capacidad de conexión a Internet y las funciones multimedia. Por primera vez, el precio del producto puede estar en un nivel más bajo que el de otras ofertas similares, ya que se anuncia por alrededor de 350 euros para el modelo más básico.

Sin embargo, también por primera vez, un lanzamiento estrella de Apple no cuenta con los estándares más altos de prestaciones en cuestiones relevantes. Tratándose de un teléfono móvil en su función principal y potenciando en primera línea su capacidad de conexión a Internet, desilusiona bastante que no sea capaz de usar la banda UMTS (3G), y mucho menos la HDSPA. Esto reduce la velocidad de los datos a límites muy modestos, siendo las bandas mencionadas de uso ya muy común en productos de muchas otras marcas de telefonía móvil.

El iPhone hace gala también de su faceta multimedia y es anunciado como un iPod con características ampliadas. Sin embargo, los perfiles Bluetooth que es capaz de manejar son muy limitados, quedando descartados el envío de ficheros y el llamado A2DP, que sirve para poder escuchar en estéreo la música contenida en el disco duro del aparato mediante unos auriculares inalámbricos. El comprador de un iPhone sólo podrá escuchar música con auriculares conectados de manera tradicional (con cable) o a través de una conexión Bluetooth monoaural.

Nadie le niega lo novedoso de la propuesta, pero estas carencias son demasiado relevantes. El diseño no puede sustituir a las prestaciones.
ACTUALIZACIÓN
Don Jordi me hace llegar un enlace que yo reproduzco, en el que se da cuenta de la ultimísima estrategia de Apple para Europa con su iPhone. Esta estrategia pasa por la implementación de la tecnología 3G en sus recién estrenados teléfonos móviles. Pues me parece muy bien que haya esa capacidad de respuesta a las reacciones del público. Ahora sólo falta ver cómo queda el precio del producto tras este añadido.

Comentarios

itaca2000 ha dicho que…
Amigo Antonio, a mi particularmente lo del iPhone me hacía como mucha ilusión, dado que soy un maquero de toda la vida. Claro que no soy dado a comprar aparatitos así por las buenas, no tengo ni iPod, ni cosas por el estilo; el último movil que descartó mi mujer es el que me sirve de teléfono celular, para que te hagas una idea. Ni siquiera tengo portátil, sí que tengo un eMac, aparte de un ordenador con windows montado por la empresa Elitegroup que tampoco es que sea la maravilla de las maravillas pero tira. Pero conociendo los productos Apple de toda la vida si que me empezaba a hacer cierta gracia el amigo iPhone, pero veo que últimamente salen voces por doquier poniéndolo a parir, pero veo que no todo es así, tal vez haya que esperar para encontrar un producto más acabado y elaborado, seguramente cuando vayan empezándose a probar vaya mejorando.

Por el tema de 3G como puedes leer en la siguiente notícia ya está solucionado:

iPhone 3G en Europa

Saludos compañero y hasta pronto
AF ha dicho que…
Muchas gracias, don Jordi, por la noticia (que procedo a actualizar y enlazar), que por lo que veo es de ultimísima generación. ¡Mira que es mala suerte la mía, ir a quejarme de una cosa que, según la digo, se soluciona! ¡Con lo que consuela quejarse y que le den a uno la razón...!
Juanlu Gonzalez ha dicho que…
Af, me temo que Apple ten
Anónimo ha dicho que…
Af, me temo que Apple tenía preparao el 3G desde el principio, siempre se rumoreó que a través de una actualización del firmware se resolvería en un pis pas (iPhoniac). Y de todas maneras ATT ha mejorado bastante su ancho de banda para que no fuese lento, como dicen las primeras impresiones del producto.
Todo indica que es cierto que el teléfono se ha reinventado y (como no!) de la mano de la compañía de la manzana.

No hay más que ver la patética reacción de Microsoft con su ordenador mesa de más de 8000 dólares para no parecer quedar descolgado de las pantallas multitáctiles que será un elemento de las interfaces del futuro. Lo del iPhone es sólo el aperitivo de lo que está por llegar... ;)

(el safari para windows no sirve para los comentarios, por eso repito como anónimo)
AF ha dicho que…
Me pliego a la realidad cuando ésta se manifiesta, don Juanlu. Cuando yo escribí el comentario, la información disponible para mí (y para sectores profesionales de la distribución en España, añado) era la que he sacado originalmente.

Un saludo.
Juanlu Gonzalez ha dicho que…
No me refería al caso concreto del 3G, sin él el iPhone, al menos para mí, seguiría siendo una verdadera revolución, entre otras cosas por la pantalla y lo que traerán esas 200 patentes que dicen contiene el aparatejo.

Meter un SO completo en un cacharrillo tan pequeño es todo un alarde, nada que ver con los windows mobile o los symbian que andan por el mercado. Son 4 procesadores, gráfica incluida. Si tuviera pantalla externa quizá podría hasta correr programas de uso común en ordenatas de sobremesa.

El futuro puede ser muy pero que muy prometedor para Apple en el mundo de la telefonía, son unos mamones y mi cuenta corriente tiesa del todo...

;)

Entradas populares