Impresiones

Continúo volcando impresiones a medida que las voy teniendo y deglutiendo un poco: el PP ha barrido, en general, en los municipios del Mediterráneo en que se han sucedido escándalos urbanísticos o de otra índole. En Cieza no ha tenido problemas para sacar una mayoría absoluta apabullante. En Melilla, el escándalo de las papeletas (que no se ha conseguido tapar, a pesar de la colaboración espero que involuntaria de la juez que llevó el caso) no le ha hecho apenas mella. En lugares donde ha bajado e incluso ha perdido la mayoría absoluta, no lo ha hecho por goleada (Andratx).

Creo que el concepto profundo que de la política tiene la mayoría del PP ha calado tan hondo que ya nadie tiene en cuenta las cuestiones relacionadas con la política, sino sólo las que tienen que ver con el beneficio, lícito o ilícito, o, poniéndonos en plan bienpensante, con la creencia de que construir 30.000 viviendas más traerá trabajo y riqueza al pueblo. Obvio es decir que a quien traerá riqueza es al bolsillo de unos pocos.

Si ese concepto profundo de la política ha podido prosperar es porque no ha habido una fuerza que contrarreste la deriva amoral. El PSOE tuvo en su día buena parte de culpa en el inicio de esa deriva (acordémonos del "enriquecéos" de Solchaga), pero más grave aún es que no ha puesto en práctica ninguna iniciativa global concreta y significativa para revertir el proceso. Casi nada, más allá de unas cuantas declaraciones generalistas que no hacen granero.

El PSOE ha dado la sensación de una forma diferente de hacer política, pero, sin negar cosas muy valorables, las sensaciones no son suficientes. Miguel Sebastián es un ejemplo del criterio suprficial que se baraja en el PSOE para abordar los problemas: la alcaldía más importante de España, con diferencia, ha sido abordada por alguien sin ninguna experiencia ni curriculum político, un desconocido que no se ha apoyado en casi nada para enfrentarse al peso más pesado del municipalismo pepero. Quienes proponían el otro día a Luis Solana como alternativa para Madrid capital, no dicen ninguna tontería. Ese sí es un peso pesado, con experiencia de gestión y con experiencia de fajarse políticamente. Otra cuestión sería la Comunidad de Madrid, para quien otra propuesta circulando en Internet planteaba a Javier Solana como candidato.

Comentarios

Daniel Isaac ha dicho que…
Antonio, será un problema de lenguaje?
...Ese maniqueísmo utilizado por la derecha, no cree que es un acierto pedagógico para ganar adeptos?
Es execrable, pero me parece que la izquierda ha tenido algún problema de comunicación de ideas...no sé...
Anónimo ha dicho que…
La izquierda simplemente no sabe "venderse", eso lo hace muy bien la derecha, tanto con comillas como sin comillas todo hay que decirlo.

En este mundo que estamos viviendo, un mundo de las autopistas de la información, la imagen, el marketing, es lo que vale, lo que llega, lo que es palpable desde el primer contacto, mucho más que las ideas incluso.

La izquierda debe darse un poco al marketing ideológico, seguir trabajando por y para la igualdad social, pero desde otro enfoque distinto. No me refiero a depilarle las cejas a Zapatero (que ya lo hizo) o a cambiarle de traje o cambiar los colores del logo, sino a aparecer más en los medios de comunucación y aprovechar cualquier oportunidad para proponer ideas de igualdad social, resaltar los beneficios dados por las leyes como la de igualdad o la de dependencia (sin llegar a ser cansinos) y abrirse de lleno a las sugerencias ciudadanas y hacerlo desde ya, por que muchas veces desde la izquierda se cree que todos los de izquierdas necesitan lo mismo, o que el ser de izquierdas (que es lo mismo que ser progresista al menos para mi), hace que todos quieran o piensen lo mismo o vean los problemas desde la misma lente.

Eso y esa desunión endémica en la izquierda que pro alguna razón se da y creo que esa razón es pasotismo o que ya no hay cosas por las que luchar, esta bloqueando el calado de la izquierda en el electorado más joven y en la creación de estrategias y elección de candidatos que de verdad puedan gestionar todo lo que la política requiere.
Imperialista ha dicho que…
A lo mejor no gana la izquierda porque está demodé, porque está gagá, porque no se lo creen ni ellos lo del progreso, la solidaridad y la justicia social. O si lo prefiere, utilizando un razonamiento igual de profundo que su expresión corrupción/escándalo urbanísitico = mayoría de derechas, porque España se ha llenado de gilipollas.

Por cierto, en mi pueblo hemos arrasado.
Blanca ha dicho que…
Eso da idea, imperialista, del nivel de su pueblo en cuanto a valores y principios.
Enhorabuena...
Anónimo ha dicho que…
Es bastante normal, Imperialista, que los de su catadura moral no crean en la justicia social y brinden con champán, tal como De Juana hacía, cuando consiguen pisar con sus pies a los más defavorecidos y consiguen llenarse los bolsillos con dinero fruto del esfuerzo de otros.

Es lo que ustedes los conservadores llaman democracia y libertad, ser libres, para que el resto haga lo que ustedes desean.

Se siente, pero eso si que está demodé.
Imperialista ha dicho que…
Por partes:

1. A doña Blanca: imagino que será una ironía lo del nivel de los habitantes de mi pueblo porque de lo contrario le lanzaré -parafraseando a don Pepiño Blanco- un esabruto.

2. A don anónimo: que le den.

Entradas populares