Dos minutos sin parar de reir

Miren ustedes, déjense de hostias y, si quieren reirse sin parar durante el par de minutos que dura leer esto, pues pulsen y lean Acero bolchevique.

¡Javi, desgraciao, que casi me atraganto...!

Comentarios

Entradas populares