Quitarles el futuro

No pienso repetirme...mucho. Pero estoy cada vez más convencido de que la reiteración es funcional, así que volveré a decirlo: no importa nada si la cifra real de la manifestación de ayer es mayor, menor o igual a la que da la delegación del Gobierno, o a la que da Telemadrid. Aunque se tratara de 350.000 personas en lugar de 2,5 millones, seguiría siendo una manifestación con una importancia enorme.

Y sin embargo, los manifestantes no tienen razón. No sólo no la tienen, sino que no se manifiestan para expresar su opinión, sino exclusivamente como parte de un movimiento orquestado de acoso y derribo al Gobierno, en primera instancia, y a la parte de la sociedad que no está de acuerdo con ellos, después.

Puede que haya quienes crean que esta huida hacia delante de los franquistas no será vista por la mayoría de la sociedad más que como una radicalización de quienes ya estaban radicalizados en la defensa de los valores más reaccionarios y preconstitucionales, y que ahora están quedando en evidencia. Yo creo que no es así. Creo que la actitud petrificada del PSOE (es el partido el que debe reaccionar, no el Gobierno) sólo alienta a los franquistas. No se puede confundir tranquilidad, sosiego, deseos de paz, etc., con estar inerme. Cuando el embite merece la pena, hay que poner en el asador toda la carne que se tenga para ganarlo. El embite aquí y ahora es el de la continuidad de la sociedad española tal y como, con todos los altibajos que queramos y con todos los peros que se le puede poner, la conocemos desde hace casi 30 años.

Como registra Aynhat en su blog, hay mucha ansia de revancha en esas caras viles de gente que grita rabiosa contra Zapatero y contra el Gobierno, contra los rojos y contra los laicos, contra todo y contra todos los que por poco o por mucho pueden ser representativos de lo que esta gentuza más odia: los treinta años de apartamiento de su querido franquismo, los treinta años en que han estado callados y escondidos en el fondo del baúl que el PP construyó para ellos, y del que sólo les dejaba salir para que votaran en cada elección.

Ese deseo de revancha no admite transaciones. O se acaba con él (y con quienes lo alimentan), o estarán dispuestos ellos a acabar con lo que odian. Lo hicieron en 1936 y estarían dispuestos a hacerlo ahora, y en cualquier futuro que puedan tener.

Eso es lo que hay que quitarles: el futuro.

Comentarios

javierM ha dicho que…
No le discuto ni una coma, D. AF, que tiene usted toda la razón.

Sólo le apunto que este asunto es problema de toda la izquierda: la petrificada y la que andamos mirándonos el ombligo. Mayor si cabe en quien tenga responsabilidad de gobierno, pero aquí perdemos todos los de babor.
AF ha dicho que…
100% de acuerdo con el apunte.
Imperialista ha dicho que…
Oiga, don AF, a ver si vamos a tener que darle a usted sales para el desmayo, que parece usted reportero de LD.com.

Yo acudí a la manifestación -con mi señora, uno de mis hijos y mi suegro- y sí que tengo opinión sobre el asunto. Lo de las campañas orquestadas, el acoso y derribo, los valores preconstitucionales, las gritos rabiosos y el franquismo es como un deja vu. ¿Piensa usted que hay tantos franquistas? De ser así serían unos franquistas muy raros porque se marcharon a su casita por dónde habían venido en lugar de, por ejemplo, asaltar La Moncloa o el Ministerio del Interior, que quedaba más cerquita.

¿Gentuza dice usted? Ande, no me sea Pepiño.
AF ha dicho que…
Mis saludos a su señora y a los niños, sin coña. Pero, respecto a lo otro (y repitiendo la eterna disculpa por la generalización excesiva, ya sé que hay quien no responde a ese perfil, pero digamos de una vez que sí que considero acertada aplicación a una mayoría), usted y su familia y otros muchos se irían a su casa, no lo dudo, pero huo quien antes, durante, después... lleva ocho sedes del PSOE asaltadas.

¿De verdad cree usted que es un dato como para tomarlo a broma? Y no me salga con la kale borroka, que todos la hemos condenado. N es ella la que falta por condenar en estos momentos...

Un saludo
Imperialista ha dicho que…
Ah, ocho sedes asaltadas. Un dramón. En mi pueblo hemos decidido no reponer los carteles porque en cuanto lo hacemos aparecen pintadas insultantes o directemante los rompen. La diferencia es que no pensamos que estamos en vísperas de la revolución bolchevique, sino que hay mucho hijoputa suelto. Y sí hablamos de cuándo la guerra de Iraq lo suyo suena a pitorreo. ¡¡Ocho sedes!! Yo me iba pidiendo billete a Perpiñán en el primer tren que pasara por Recoletos. ¡¡Ocho sedes!!

Se nota que no estuvo en la manifa del sábado. Está usted tan acostumbrado a las suyas que se cree que todas son como las de los cutres de izquierdas. No señor. Gente bien, de orden. Afeitaditos, bien vestidos, mejor peinados. Con la familia de la mano. Con banderas de España al viento. Y luego nada de ir a las sedes del Psoe-¡¡puaggg, qué asco!!-, no señor. Al Mallorca a tomar pasteles o a tomar gambas al Barril, en Goya.
AF ha dicho que…
¡Caramba, don Impe, tendré que tomar nota de esos finales de manifestación tan suculentos, si bien me permitirá que no le alabe el gusto en los relativo a la cadena Mallorca, ha bajado mucho el nivel. Lo de las gambas me emociona más.

Y no me compare que la arrancada carteles con el asalto a sedes. No computa (y que conste que yo, del PSOE, ná de ná, pero lo Cortés no quita lo Pizarro).

Entradas populares