Los problemas de IU

En el blog de Romenauer leí antes de ayer una entrada sobre los problemas de Izquierda Unida para dirigirse a la gente. Me interesó no sólo por lo que dice, sino por venir de quien viene. Le puse un comentario que, tras mucho pensarlo y en vista de que no ha habido continuidad al mismo ni por parte de Romenauer ni de nadie más, considero que puedo ponerlo en mi propia bitácora. Al fin y al cabo, se trata de lo que yo pienso. Va:

"Comentario puede que polémico: sin duda uno de los problemas de IU es que no puede y/o no sabe dirigirse a la gente, pero tan problemático como eso, o más, es que aparece como un magma caedizo, como un asado mal hecho, tan pronto duro por allá, como blanducho y crudo por este otro lado.Y la gente hace mucho que es consciente de que, de votar, tiene sentido votar a quien vaya a ser capaz de hacer algo. Esa imagen de cosa amorfa suscita y alienta poco la imaginación en el sentido de ver a IU como un tinglado "serio".

No puede uno pretender que le vean como una alternativa real a lo que sea, cuando es palmario que si tú eres una alternativa al partido "A", el de al lado tuyo más bien parece ser alternativa a ti, lo cual puede llevarle a estar más del lado de "A" que de ti. O no, o no se sabe. O este año, sí, pero el que viene, para nada.Serán todo lo antiguas y denostadas que se quiera, pero yo, como elector, prefiero fórmulas organizativas claras, en las que pueda haber o no debate, pero ése no será seguramente mi problema. Y, en el mejor de los casos, cuando hayan llegado a un acuerdo, que me lo cuenten y veré si me interesa.

Y si estoy por algo más que por votar, también prefiero un tinglado en que las estructuras internas sean más claras, más sólidas, organizadas en torno a los acuerdos y la lealtad a los mismos (donde, por ejemplo, no sea todo tan abierto que al final no se encuentre manera de cerrar un acuerdo entre quienes debaten, porque alguien de una instancia superior siempre tiene la posibilidad de declarar el tema "no cerrado", precisamente en aras de lo abierto de la organización).

Y, claro está, otro gran problema es ese punto intermedio, en tierra de nadie, al que hace tiempo llegó IU y del que difícilmente va a saber salir: el territorio de la medianía institucional, generadora de la suficiente cantidad de aparato (aparatchik, decíamos antes) ligado a las instituciones como para que hagan de la actividad institucional una forma de vida, se den o no cuenta de ello; pero no de la suficiente como para adquirir una fortaleza real que permita mirar con verdaderas posibilidades hacia el futuro.

Muy complicado, realmente. Muchas cosas en contra a la hora de saber salir del hoyo, y a favor casi solamente la voluntad de unos cuantos/as".

Comentarios

Entradas populares